alfonso lanzagortaBEISBOL SIN VETO / Por Alfonso Lanzagorta
Gran personaje d ella crónica mexicana, abogado de profesión, combativo-combatido. Twitter @AlfonsoUnotv

¡¡¡QUE SE VAYAN TODOS!!!

BEISBOLL SIN VETO

Por Alfonso Lanzagorta Angeles

 

LMB JUNTA313 de Enero de 2017- Si, tal cual se lee. La consigna que intitula este trabajo, que cobró popularidad en la durísima crisis que en diciembre de 2001 vivió Argentina y que tumbó al gobierno de Fernando de la Rúa entre cacerolazos y manifestaciones populares es hoy aplicable, dado que vamos hacia una crisis comparable según todo parece indicar, a los directivos de Liga Mexicana.

 

Antes de entrar a este espinoso tema, entremos como acostumbramos, a tratar los temas relacionados con el juego a los que el grueso de la prensa de la fuente no se mete, sea porque los desconoce o porque es más cómodo no entrarles.

 

Ahora que hablamos de crisis y examinando a varios (no a todos) los que votaron por la destitución del Presidente del circuito, Plinio Escalante; y también a alguno que otro de los que lo respaldan, tenemos que preguntarnos como mexicanos, con total independencia de la postura ideológica que se apoye, si varios de ellos deben continuar existiendo como equipos de béisbol profesionales.

 

Lo anterior viene a cuento por la noticia que ocupa desde diciembre los titulares de la prensa. Si, me refiero al llamado  Gasolinazo. Los impresentables políticos que aprobaron la medida tienen como uno de sus principales argumentos que el subsidio que hasta el 31 de diciembre pasado tenían los combustibles terminaba por beneficiar a los más ricos.

 

En concordancia con lo anterior, debería EXIGÍRSELES un poco de congruencia ahora que algunos con las manos tintas en mierda y la cara roja de vergüenza, han propuesto medidas de austeridad. Una de las primeras medidas que deben exigírseles es la completa supresión de fondeo a equipos de cualquier liga profesional.

 

Es elemental decirles primero por la cara a los señores GOBERLADRONES que si les gusta el béisbol, lo paguen con su dinero o con el de su “$%%#?{}´+ madre, no con el de los contribuyentes. Menos aun cuando es para “apoyar” a “empresarios” que figuran en algunos casos, entre los más ricos del país. Si se denominan empresarios, ES TIEMPO DE QUE LO DEMUESTREN y presenten un espectáculo autosustentable.

 

Apoyar equipos de béisbol profesional no tiene NINGÚN SUSTENTO como política pública. Los mejores salarios se pagan a personas que muy rara vez viven en la ciudad o el estado cuyas finanzas públicas se sangran y el número de empleos directos e indirectos que se generan es reducido considerando las cantidades millonarias que dichos apoyos inconfesables suelen representar.

 

Terminada la exposición del punto anterior, que a como están hoy las cosas creo que es el que debe exponerse primero, pasemos ahora si, al tema del posible “cisma” de la LMB.

 

En primera instancia, la postura que se asumió hace algunos años al permitir de acuerdo con lo que dice la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que se considerara como mexicanos a los peloteros que cuentan con nacionalidad mexicana y estadounidense, es la jurídicamente correcta. La ley suprema no distingue entre mexicanos “de primera” y “de segunda”. Vamos, no hay mujeres medio embarazadas, se es o no se es y punto. Es menester también citar un principio de derecho que me repitieron hasta la jodida saciedad en la escuela: “Cuando la Ley no distingue, no se puede distinguir”. Curiosamente esta postura fue defendida en 2014 por el Ingeniero Carlos Peralta, según reporta citando un documento emitido por dicho directivo del que asegura tener copia, el columnista David Braverman.

 

Si un pelotero con doble nacionalidad cuenta con sus documentos EN REGLA, debe considerársele como mexicano. No hacerlo así, implica discriminarlo. Enfatizo en mayúscula las dos palabras que así van en el presente párrafo, porque es justo que si se comprueba que hay falsificación de documentos por parte de algún pelotero o de alguna directiva, se proceda penalmente contra TODOS  los responsables y que se les expulse de la Liga con pérdida de la franquicia. Eso sucedería en Estados Unidos, donde tal conducta le costaría la defenestración al dueño del equipo y por supuesto, al pelotero implicado. Aquí no sucede así y quizá por ello, lo verde y lo pavimentado está siempre después de un edificio que dice “United States Border Inspection Station”.

 

Pasemos ahora al aspecto jurídico de lo que pueden hacer quienes en primera instancia, parecen defender una posición más acorde con la legislación vigente.

 

Para comenzar, este grupo ha externado que tanto la destitución de Escalante, como la reinstauración del Consejo Directivo son ilegales. Para que ello resulte así, hay que remitirse a los estatutos de la LMB como Asociación. Si no se cumplen las formalidades en ellos prescritas para la conducción de una Asamblea, o para votar determinado tipo de acuerdos, entonces efectivamente, la asamblea de marras es ilegal y puede ser anulada en los tribunales.

 

Entrándole al tema de una posible escisión, déjeme le digo que sería una ENORME ÁREA de oportunidad por un lado, y un tema risible para los discriminadores por el otro. Me explico. Imagine Usted que un pelotero de doble nacionalidad cualquiera solicita ser contratado en la Liga Juan Escutia. Si le niegan ese derecho, puede perfectamente ampararse y tiene muy elevadas posibilidades de éxito. Con ese amparo, los Escutios quedarían obligados por mandato judicial a contratar a estos peloteros por encima de cualquier acuerdito del Club de Tobi.

 

O más perverso aun, jajajaja…..imagine que alguien va a CONAPRED (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación) a interponer una queja. Usted me dirá válidamente que CONAPRED no tiene dientes y eso es verdad. Sin embargo, si CONAPRED dictamina que existe discriminación, usted puede entonces acudir ante el Ministerio Público e interponer una denuncia penal, pues la discriminación está tipificada como DELITO en casi todos los estados. El dictamen de CONAPRED le quitaría cualquier excusa el Ministerio Público, pues la ley le confiere la facultad para establecer efectivamente los casos en que la discriminación se está produciendo y aquellos en los que no. Es decir, con ese dictamen, es delito, porque es delito y punto. Divertido, ¿no?.

 

Pasemos al tema como área de oportunidad. Imaginen que alguno de los dos grupos (veo más probable que lo haga el liberal) entienda que es tiempo de olvidarse de Enanos Presidentes y tener un Alto Comisionado, independiente, con plenos poderes y un contrato garantizado por un mínimo de cinco años. Alguien que pueda tomar sin tener el riesgo de que lo echen con 8 votos, las decisiones necesarias en el mejor interés del espectáculo. Esto no quiere decir que lo haga como Hitler, sino escuchando y tomando en cuenta todas las opiniones y puntos de vista de los involucrados.

 

Sigo teniendo de entrada, el mismo nombre que propuse hace años para ocupar el puesto: José Woldenberg Karakowsky, persona que ha demostrado ser árbitro de probada honorabilidad y verticalidad y que en algún momento de su vida como periodista, se interesó y dio cobertura imparcial al conflicto de la ANABE.

 

Una designación así es absolutamente necesaria y me explico enseguida: Imagine una cena donde la pizza es el platillo principal. Nadie ha cortado la pizza para repartirla ni ha puesto orden para ello. ¿Se imagina cual será el resultado si de repente se abalanzan 16 comensales a jalonear la pizza, buscando como animalitos la tajada más grande?. Bueno, pues eso es precisamente lo que hasta ahora hemos tenido. Si alguien osa poner orden, se juntan ocho de ellos y con tenedores y cuchillos eliminan a quien se atreva. Eso no puede continuar.

 

Recordemos que el Alto Comisionado fue una figura que el Congreso de Estados Unidos le impuso a MLB, amenazándola con quitarle la excepción a la Ley Antimonopolio que tiene hasta ahora. Vamos, no fue por gusto.

 

Recordemos que se las impusieron por la venta de la Serie Mundial de 1919 a los apostadores por parte de los Medias Blancas de Chicago, situación que se dio en mucho por la forma en que se trataba a los peloteros. El manejo del asunto fue tan patético por parte de los dueños que, viendo cómo eran incapaces de gobernarse adecuadamente al ser jueces y parte, el Congreso intervino creando esta figura para salvar al béisbol. Tan fue para BIEN, que hoy TODAS LAS LIGAS PROFESIONALES de Estados Unidos, han copiado ese mismo modelo.

 

Si bien es cierto que debe permitirse sin restricciones la contratación de peloteros de doble nacionalidad, pues según la ley son tan mexicanos como los que hemos nacido en suelo patrio, debe quizá establecerse un programa de impuesto de lujo para quienes excedan cierta nómina. Esta postura permite un espectáculo de más calidad que la de los Escutios. Reitero también que si alguien falsifica documentos oficiales, debe ser expulsado de la liga, perder la franquicia a manos de ésta y también ir a la cárcel.

 

Se trata de hacer el terreno más parejo, sin duda, pero nunca de cerrar las puertas pretendiendo controlar quien da espectáculo y quien no a través de actas de nacimiento y pasaportes como pretenden los Escutios, viendo únicamente por seguir siendo señores y dadores de peloteros y posiciones en el standing según te portes con ellos.

 

Por todo esto, no debemos prestarles atención. QUE SE VAYAN TODOS, que destruyan la LMB. Está tan podrida, que es deseable que de sus cenizas salga algo nuevo. Entonces si, depende de todos los involucrados en el espectáculo que lo que surje no solo sea nuevo, sino que sea MEJOR.

 

Para críticas, comentarios, mentadas de madre (si es Usted Goberladrón, le admitiré tales manifestaciones en el efecto devolutivo, aunque no tenga Usted madre) pongo a disposición mi Twitter: @Alfonsolanzagor-. Abrazo a todos.