LIGA MEXICANA. LO QUE PUEDE VENIR PARA QUE SEA NEGOCIO

Por: Alfonso Lanzagorta Ángeles

 

Nuez14 de Agosto de 2017- Termina la primera de muchas temporadas por venir en que los apoyos gubernamentales al béisbol van a disminuir hasta reducirse a cero, al menos en metálico. Los estadios continuarán en comodato o bajo la figura que estime conveniente la instancia gubernamental a cuyo cargo se encuentren, pero aquellos tiempos de la danza de los millones y en efectivo, se están acabando ya.

 

Ante esta situación vemos como los equipos con participación de gobiernos estatales en sus directivas se derrumban en todos sentidos. En Tabasco las últimas temporadas han sido dignas de etiquetarse como desastre y la fanaticada-la muy poca que se presenta, pues los frentes de play off metieron ayer más gente que Olmecas en cinco meses de temporada regular-ha empezado a mostrar públicamente su enojo con los de pantalón largo.

 

Las cosas se les han complicado bastante. Antes la gran ubre petrolera, aquella a la que aludía López Velarde en “La suave Patria” diciendo: “El Niño Dios te escrituró un establo y los veneros del petróleo el diablo”, servía precisamente para que nuestros impresentables políticos, satanaces de caricatura, pagarán sueldos de peloteros nacionales prestados por equipos grandes que firmaban por las buenas o por las otras a todos, pero que no tenían donde jugarlos.

 

No era tan malo como puede ser hoy, considerando que antes, las oscuras potencias de la Vieja Guardia, siempre y cuando en asambleas votaran como ellos querían, les prestaban a los equipos gubernamentales al sinnúmero de peloteros mexicanos nacidos en México y sin doble nacionalidad a través de los cuales controlaban la Liga con arreglos malsanos como éste. Todo ello era con la condición de que se los jugaran y obvio, que les pagaran los salarios.

 

En la muy mexicana lógica gubernamental del cortoplacismo y del manejo patrimonial de la administración, jamás hubo planes a largo plazo para hacerse de una infraestructura de desarrollo de peloteros si ya tenían un equipo de béisbol. Lejos de eso, también quienes supuestamente se encargaban de eso, eran también recomendados y provistos a los equipos propiedad de gobiernos estatales por ya sabe Usted quienes. Era pura Pax Romana: El gobierno daba circo, un poco de pan y los otros desarrollaban peloteros a costillas del erario.

 

Nótese lo anterior para que le quede claro a Usted que la cantaleta de cada vez que alguien les acerca un micrófono a sus directivos en que éstos dicen que LMB “invierte en el desarrollo de los peloteros” no es tan cierta. Ese desarrollo en mucho lo ha pagado Usted con sus impuestos, privatizando la ganancia y socializando la pérdida como suele ser costumbre en este nuestro México.

 

Esas cosas ya son cada vez más complicadas. Hay que optimizar recursos. Ahora no necesariamente tiene Usted que gastar en desarrollo de peloteros con la posibilidad de firmar a mexicanos nacidos en otros países, pero los jugadores de doble nacionalidad en cuanto a salario, suelen salir algo más caros que los nacidos en suelo patrio, pues cobran en dólares. Ahora la temporada durará más tiempo, de acuerdo con lo anunciado, así que vendrán más sueldos y más traslados, con los consecuentes aumentos en los gastos de operación.

 

Una solución sería mudar plazas que son difíciles y donde además se conjunta la presencia del gobierno del estado como propietario. Incluso, una contracción de la LMB puede resultar adecuada. No quiere decir que quiera dejar sin béisbol a los fanáticos de ciertas plazas, pero aquellos que seguro van a quejarse ahora basta hacerles la pregunta de por qué en vez de mentar madres hoy no asistieron todos estos años.

 

Entre las plazas más complicadas están Tabasco, Campeche, Veracruz -por mudarse ya al igual que Puebla-  lo mismo que Cancún. Aquí viene lo difícil: O los desaparece y reparte su plantilla en un draft en un acto que implicaría una contracción que muy bien le vendría al espectáculo, o los reubica en ciudades del bajío y del norte con economías más pujantes y menos dependientes del gasto público, dejando a Leones como el único equipo en el golfo y península de Yucatán dada su rentabilidad. Mudar a Leones o a Tijuana no es negocio si está Usted pensando en ahorrarse aviones, pues son plazas que meten 9 o 10 mil personas por encuentro y eso ayuda si se llega a dar una centralización de publicidad de la que hablo más adelante.

 

Contraer la LMB suena lo más coherente considerando que LMP aumentará sus plazas de extranjeros y muy posiblemente acabe levantando todas las restricciones en materia de pasaportes y actas de nacimiento. Si lo hacen, van a tener un torneo de mejor calidad y nivel que el de la LMB y por ende, van a robarse los reflectores, pues su calendario no se contrapone con el de ligas menores e independientes en los Estados Unidos. Si LMB quiere pelearles, debe mejorar la calidad del espectáculo que actualmente presenta y eso sólo puede lograrse mediante una contracción.

 

Otro esquema donde los directivos pueden mitigar los gastos es buscando más que el comodato o préstamo de su respectivo estadio, el que se los concesionen. Esto conlleva el uso, goce, aprovechamiento y explotación por un periodo de tiempo tan largo como sea posible. Pueden ser ellos mismos quienes monten no solamente béisbol sino otros espectáculos (conciertos, bailes, motociclismo, peleas de gallos, etc), asociados con quienes sepan montarlos, situación que aportará ingresos adicionales no por cinco o seis meses, sino por todo el año. Esto conllevaría también la obligación de mantener el inmueble y quizá de comprometerse a realizar ciertas mejoras, pero si se hace un plan de negocios serio y una corrida financiera coherente, puede resultar un autogenerado atractivo que apoye las finanzas de los clubes.

 

Otra que ya he tratado en este mismo espacio, es dejar de vetar a peloteros no desarrollados por ellos que firman directamente para Grandes Ligas. La inmensa mayoría de esos muchachos jamás olerá siquiera las Mayores y pueden regresar a aportar a México. Sería un caso parecido al de los jugadores de doble nacionalidad, cuyo desarrollo no costó un peso a LMB. El reto para ellos va a consistir en que tendrán que ser mejores scouts que los González, CONADE, Academia Sinaloa y demás desarrolladores de peloteros emergentes que en algunos casos los atraen tomando una tajada del bono de firma que les paga MLB que resulta mucho menor de la que les cobra LMB, o bien, ofreciéndoles la posibilidad de becas en universidades de los Estados Unidos.

 

Incluso, si los directivos de LMB deciden REDUCIR la tajada que cobran para equipararla al mercado, esto los haría menos impresentables si deciden seguir vetando a aquellos que firmen en forma directa. Si hacen esto, nadie querría firmar con los demás a riesgo de perder el salvavidas de carreras con que busca persuadirlos la LMB. Es decir, si LMB me quita lo mismo que otros y si no firmo a través de ellos me veta…¿Cuál es la ventaja o la ganancia de firmar con otros desarrolladores?, menos aun cuando lo más probable es que ese pelotero no llegue a MLB y se arriesgue por ende a no tener trabajo como beisbolista en una liga que paga mejor que las menores en Estados Unidos. Ya quienes aun así firmen directo, estarán arriesgando demasiado. Los bonos millonarios en dólares en México, tipo Osuna o el Caballito Heredia no son comunes si Usted me pone eso en la mesa.

 

No omitamos mencionar que los peloteros que lleguen con su sellote de “Inútil para MLB”, pueden en un momento dado, volver a interesar al Gran Circo y ser vueltos a vender.

 

No sabemos si Javier Salinas tiene la idea de centralizar la publicidad de algunos espacios para que la comercialice exclusivamente la LMB y no los equipos, pues no es lo mismo el precio en que puedes vender cerca de 40 mil impactos diarios, que son los que mete la LMB en cada juego de temporada regular,  a que cada equipo venda 10 mil. Ojo, solo Sultanes y Toros tuvieron asistencias promedio iguales o mayores a las diez mil almas por cotejo, Yucatán casi le pega, pero no los alcanzó.

 

Son medidas duras quizá, pero esté pendiente, pues cada vez irán volviéndose más necesarias para que el béisbol como espectáculo resulte rentable.

 

Espero sus críticas, comentarios, su valiosa opinión o una muy merecida mentada de madre, para atenderla con gusto por Twitter en @Alfonsolanzagor.