LA IMPORTANCIA DE “ESTAR AHÍ”

BÉISBOL PEQUEÑO
Por: Arturo de la Mora Yocupicio

 

Estar Ahi30 de Mayo de 2016- Una de las expresiones más comunes en el ámbito beisbolero es “estar ahí”. Si usted busca una interpretación exacta, no la encontrará. Regularmente se usa cuando el jugador está preparado para “lo que venga”, buscando su momento o esperando su llamado. “Estar ahí” representa una zona de buen desempeño, de disponibilidad. A continuación le comparto diferentesaplicacionesque he logrado describir para esta expresión.

 

El bateador se niega a morir en su turno y conecta repetidamente batazos de foul. El catcher decide ir a visitar a su pitcher buscando alternativas para dominarlo. Ambos reconocen que el bateador “está ahí” y no será fácil engañarlo. Sin duda, esta es la expresión más común en donde he escuchado la aplicación de esta frase: cuando un bateador es difícil de dominar o engañar pues siempre “está ahí”, es decir, está preparado para lo que le lancen y sabe reaccionar.

 

Pasa la temporada y el bateador está entre los mejores porcentajes de bateo de la liga. Eso ya no es noticia, pues siempre “está ahí”, es decir no se extraña su buen desempeño. Después de un turno, el coach se acerca al bateador y le dice “estás ahí” pero ahora te hace falta esto. Es decir, “estar ahí” te pone en la “pelea” pero requieres ajustes para “estar más ahí” (más cerca de lo que buscas).

 

El pitcher contrario es difícil de enfrentar pues siempre es controlado, ubica sus lanzamientos cerca del home o conecta con las esquinas, es decir “está ahí”. Su consistencia lo caracteriza y cuando te lanza no será fácil “agarrarlo” pues aunque está ahí, está cerca y está lejos. Pasan los años y sigue dando “guerra” pues su esfuerzo le ha costado y sabe que para “estar ahí” debe cuidar su estilo y ritmo de vida.

 

El fildeador también “está ahí”. Sí, en este caso también aplica pues en batazos difíciles sabe cómo ubicarse o cuándo salirle. Conoce tanto a los bateadores contrarios que intuye sus zonas de contacto. Grandes batazos los atrapa fácilmente pues pareciera magia lo que hace al “estar ahí” precisamente por donde salió la bola. Experiencia y presentimiento lo hacen estar ahí.

 

En los ampayers es más notorio cuando no “están ahí”. Llegan tarde a las jugadas, no logran el mejor ángulo y sus decisiones causan controversia. Pocos observan el “balk” en el pitcher, sin embargo, el ampayer de home “está ahí”, atento y decide marcarlo. Nadie discute porque saben que él siempre está ahí.

 

El buen compañero de equipo se acerca para respaldar a quien se encuentra en mala racha. Busca el momento adecuado para sugerir acciones que ayuden a salir del “bache”. Se encuentra atento y no dejar caer a su compañero. Al mínimo detalle regresa para reforzar. Eso también es “estar ahí”.

 

El aficionado sigue a su equipo sin importar la racha en que se encuentre. Asiste al estadio y trata de enterarse de las últimas noticias de su equipo. Busca el mejor lugar y guarda en su memoria las mejores jugadas. El campeonato llega y goza junto con el equipo. No se puede negar que siempre “estuvo ahí”.

 

Y hasta los papás “están ahí”, ¿cómo? Pues apoyando constantemente a sus hijos. En cada juego, cada porra, cada entrada, cada triunfo, cada derrota.

 

En conclusión, “estar ahí” no es fácil. Implica esfuerzo, constancia y dedicación. Es estar al pendiente de los detalles importantes. Significa estar en la zona de desempeño esperado. Es estar listo para reaccionar y saber responder a las exigencias.

 

¿Y usted “está ahí”?