LOS JUGADORES CABALLOS

BÉISBOL PEQUEÑO

Por Arturo De la Mora Y.

Caballo22 de Octubre de 2016- Sin duda alguna, una de las expresiones más usadas en el béisbol es la palabra “caballo”. Este término es distintivo de este deporte y es asociado regularmente al pitcher estrella. Esta distinción que se otorga a algunos jugadores también implica grandes responsabilidades, entre las más importantes está la de cargar el equipo en sus hombros.

 

Comparto con usted algunos aspectos que he observado en este tipo de jugadores

 

En mi infancia acostumbraba seguir las crónicas de los partidos de béisbol por televisión del cronista “Tommy” Morales, de quien escuché en alguna ocasión la definición del término “caballo” en el béisbol. Recuerdo que dijo “Caballo es la máxima expresión de respeto para un jugador de béisbol. Son los jugadores importantes”.

 

He convivido con una infinidad de jugadores “caballos”. Le comparto algo de lo que he observado:

 

  1. La distinción se gana a base de rendimiento. Son los mismos compañeros y manejadores quienes les otorgan ese rango.
  2. Tienen responsabilidades mayores. Aunque portan el mismo uniforme, tienen cargas diferentes. En ellos recae el compromiso de que el equipo funcione mejor.
  3. Tienen menor margen de falla. Se escucha injusto pero los caballos no pueden fallar. Es el precio por el distintivo. Son criticados duramente cuando su rendimiento es bajo.
  4. Aunque no quieran ser, son. Resulta curioso que muchos de los caballos no les gusta ser reconocidos como tal. Su humildad o temor a fallar no se los permite.
  5. Algunos quieren ser pero no son. Aspecto controvertido pero es común encontrarse con jugadores que “dicen ser” pero no son reconocidos como tales.
  6. Influyen en las decisiones del manejador. Sorprende el tipo de influencia que ejercen estos jugadores sobre el manejador. Algunos manejadores acostumbran consultar con ellos las decisiones que piensan tomar.
  7. Lo que ellos digan es difícil contradecir. Las reglas que establecen los caballos son para cumplirse no para discutirse. Pocos se oponen a lo que estos jugadores sugieren.
  8. Son ejemplo en cada paso que dan. Para bien o para mal, su conducta es una referencia para los demás compañeros.
  9. Entre los caballos hay niveles. Entre caballos se reconocen y respetan entre sí. El más caballo de todos es un “caballón”.
  10. Los ampayers los respetan. Analizan más sus decisiones cuando un caballo interviene en una jugada. Nunca he sabido los motivos pero es común que los ampayers marquen “raro” cuando un caballo está al bat. Lo mismo pasa cuando uno de ellos está en la loma pues la zona de strike se hace más grande. ¿Curioso verdad?
  11. Hasta en los ampayers, manejadores y bat boys existe esta distinción. Es decir hay ampayers “caballos” pues entre ellos también se otorgan este “grado”.
  12. Son respetados en malas rachas. Así no hayan logrado un imparable en sus últimos 20 turnos no le extrañe que reciban base por bolas intencional. Una mala racha no les quita el distintivo
  13. El caballo siempre va por delante. Los managers acostumbran irse con ellos en los primeros juegos para “asegurar” una victoria. Remover de la loma a su pitcher caballo es una de las decisiones más difíciles para un manejador.
  14. Siempre reciben tratos preferenciales. Aunque no pidan ser bien tratados, quien los atienden decide darles prioridad o comodidad.

 

Quizá para usted muchas de las cosas que le comparto le sean difíciles de aceptar como posibles pero son comportamientos clásicos y practicados en el béisbol. Veo difícil desarraigar esto.

 

Seguramente su niño se perfile pronto para ser “caballo” pues su mismo rendimiento lo vaya ubicando en dicho nivel. También debe considerar cómo llevar una sana relación con este tipo de jugadores. Le recomiendo que lo enseñe a manejar su ego ya que generalmente eso representa el gran enemigo en este tipo de jugadores.

 

En conclusión, he visto que los buenos caballos no presumen serlo sino que asumen su rol, sobre todo en el terreno. Y si realmente quiere conocer al “caballón” del equipo, vaya al juego más importante y seguramente estará en la loma de lanzar iniciando el partido.

 

Y usted, ¿es “caballo”?