BÉISBOL PEQUEÑO
Por: Arturo de la Mora Yocupicio

Bunting13 de Septiembre de 2016- Con ventaja de cuatro carreras, el primer bateador de la entrada del equipo que lleva esa delanteraconecta doblete. El siguiente recibe señal de batear libre y decide “llevar” a tercera base a su compañero sin tener orden para ello. Busca conectar un roletazo hacia el segunda base que permita avanzar a tercera al corredor. Tras lograr ese objetivo, el bateador es bien recibido y muy felicitado al llegar al dugout, tal como si hubiera tocado la pelota de sacrificio.Quizá esto para muchos resulta imperceptible.

 

Llevar corredores a tercera base es una muestra de juego en equipo; expresa un sacrificio del bateador. Denota someterse a una filosofía de juego colaborativo. Para que esto se cumpla es necesario que el dirigente lo solicite y que los jugadores realmente lo ejecuten. Más practicada en el plano profesional y con menor frecuencia en lo amateur.

 

Comparto esta jugada porque la considero clásica. Llegó a ser muy practicada antes de los partidos. Era parte de la rutina de los bateadores. Sin embargo, al paso de los últimos años “pareciera” que comienza a dejar de ser una costumbre. Este fue un tema donde profundicé con un gran conocedor del béisbol, Carlos Valencia Aguilar, “El Profe” para sus amigos.

 

Valencia, con gran trayectoria en el béisbol profesional ahora dedica parte de su tiempo a entrenar jugadores en una universidad. Posee grandes virtudes como instructor y estratega pues logra compartir esos finos “tips” que ayudan a cualquiera. Platicó grandes experiencias respecto a la forma en que se practicaba esta jugada. Recordó las medidas disciplinarias que se aplicaban a quienes no lograban concretar con éxito ese traslado, llegando incluso a sufrir descuentos económicos.

 

Es importante aclarar que el turno que el bateador usa para llevar a su compañero a tercera base no deja de ser un turno “fallido” afectando directamente su porcentaje de bateo, aspecto que quizá muchos bateadores no están dispuestos a sacrificar. Otros manejadores mantienen la idea de que al tener corredor en segunda se debe buscar el hit pero no “regalar” un out llevando corredores. Cuestión de estrategias.

 

Considero que esta jugada no se ha perdido pero admito que cada vez la veo menos en las ligas donde participo. Vagos recuerdos tengo de haber visto una jugada de este tipo en los últimos cinco años. Si alguien la ejecutó correctamente y con la total intención estoy seguro que sólo fue recibido y felicitado por dos compañeros, esperando no exagerar.

 

Ante todo esto, quizá usted observe que esta jugada no se enseña como elemental en ligas infantiles. Aspecto que, como mencioné anteriormente, queda a juicio del manejador inculcarla en sus jugadores.Resultan interesantes los motivos por los cuales se omite esta jugada, donde quizá influya demasiado el béisbol más “ofensivo” que practican muchos equipos.

 

Aunque esta jugada se vaya perdiendo al paso de los años, estoy seguro que muchos que la practicamos, buscaremos rescatarla. Y como esta columna se llama “Béisbol Pequeño” considero que la jugada en mención hace gran honor a esas dos palabras. Espero que no se extinga pues a pesar de ser una vieja práctica no dejará de ser efectiva; además, permite observar sumisión por parte de los jugadores y eso seguirá siendo esencial para ganar campeonatos.

 

Ojalá que la jugada del toque de sacrificio no comience a perderse y aunque el béisbol está cambiando día con día, que no nos extrañe que en poco tiempo juguemos un béisbol sin toques de sacrificio.

 

Y usted, ¿lleva corredores a tercera?