JUGANDO ADELANTE

BÉISBOL PEQUEÑO

Por Arturo De la Mora Yocupicio

Defensivo9 de Noviembre de 2016- En el béisbol existen muchos fundamentos defensivos pero hay uno en especial que considero indispensable. Recuerdo el momento cuando me lo compartió un instructor. Dijo: “Siempre debes de anticiparte a las tres o cuatro jugadas más probables que puedan suceder en el próximo batazo y en las que puedas intervenir”.

 

Recalcó: “Debes estar preparado para que te venga un batazo durísimo y te bote a dos metros frente a ti. Si eso pasa, estarás listo; si no, todo lo demás será más fácil”. Al inicio fue difícil asimilar pues reconozco que se me dificultaba estar pensando qué pudiera pasar al siguiente lanzamiento. Como todo, la práctica facilita las cosas.

 

A este precepto le he encontrado dos aplicaciones: con la pelota en la mano y cubriendo sin bola en mano. Ambas son de igual importancia pero la primera representa mayor dificultad precisamente por tener el juego contigo. Debes saber qué hacer cuando tengas la pelota. También es importante “cubrir” en lugares claves en determinados momentos, es decir, saber moverse en la jugada aunque no tengas la pelota en la mano.

 

Quizá usted haya observado que algún jugador se queda inmóvil en alguna jugada afectando con ello a su equipo al no cubrir donde le correspondía. El motivo es fácil de identificar: “No jugó adelante”, como se dice en el béisbol.

 

Para enseñar este fundamento no se requiere practicarlo con repeticiones como se hace con otros. Es difícil practicarlo como “jugada de pizarrón” pues aunque se repita mucho, lo más común es que se cometan errores en el juego. Es necesario pedirle al jugador que ponga a trabajar su concentración solamente en el juego.

 

Aunque muchos jugadores no tengan grandes cualidades físicas son muy habilidosos para anticiparse a distintas situaciones. Estos son los jugadores “inteligentes” pues destacan en momentos donde una jugada difícil la hacen ver fácil y resuelven cómodamente lo que para otro pueda ser complicado. Como ya le comenté, simplemente “están adelante”. 

 

En momentos de presión se “nubla” la mente para ejecutar jugadas de rutina. La tensión parece bloquear el pensamiento provocando los famosos errores “mentales”, que no son otra cosa más que no anticiparse a la jugada. La mayoría de estos errores se cometen teniendo la bola en la mano cuando aparentemente la jugada estaba bajo control. Pocas sensaciones tan incómodas en el béisbol como tener la bola en la mano y no saber qué hacer con ella.

 

Es importante que usted se cerciore como padre que su pequeño pelotero vaya recibiendo esta instrucción y desarrollando esta habilidad pues créame que al no atrapar la pelota en el primer intento, en ocasiones, es recomendable quedarse con ella y no tirar para evitar mayores consecuencias. Eso le ayudará toda su vida beisbolera a resolver problemas con facilidad.

 

Si analizamos esta situación, en nuestra vida sucede lo mismo. Deberíamos estar preparados con las dos o tres jugadas más probables que pudieran suceder en el “siguiente lanzamiento”. Esto lo he aprendido sólo jugando y, por cierto, aún no lo domino totalmente pues reconozco que aun estando adelante en la jugada suceden cosas que no tenías consideradas debiendo decidir con la bola en juego.

 

Y usted, ¿sabe “jugar adelante”?