TURNO DE CALIDAD

BÉISBOL PEQUEÑO

Por Arturo De la Mora Yocupicio

Cabrera24 de Noviembre de 2016- El bateador se ha defendido durante varios lanzamientos. Se va al conteo máximo y conecta varios batazos de foul. Además, logra irse a primera base con pasaporte. En ese momento el cronista declara que el bateador ha tomado un “turno de calidad”. ¿Cuántas ocasiones ha escuchado esto? ¿Usted cómo interpreta este término?

 

Después de comentar este aspecto con algunas personas del medio beisbolero le comparto algunas conclusiones.

 

Para algunos simplemente se trata de un modismo pero de uso frecuente. El orden en que le presento esta información no es por importancia; se trata de los comentarios más repetidos respecto a este concepto. Para los entrevistados un turno de calidad es:

 

Lograr que el lanzador se desgaste: Para la mayoría este concepto está asociado con hacer que el pitcher ofrezca varios lanzamientos a cada bateador. Más lanzamientos por bateador eleva la probabilidad de que el pitcher llegue a su límite y salga pronto del partido. Recuerde el lásico turno donde el bateador “regresa” de un conteo de 0-2 y logra el 3-2.

 

Apegarse al plan de bateo: El bateador siempre debe llevar un objetivo por cada turno dependiendo de las circunstancias. En teoría, cada situación del juego debe indicar al bateador cómo ir preparado y cuál es tipo de batazo que debe conectar. Un error en el plan es “tirarle a lo que venga” sin un fin en mente.

 

Lograr un buen contacto: Sin importar que haya sido en el primer lanzamiento del turno lo que se busca es conectar la bola de tal manera que sea difícil atraparla. Tampoco importaría que sea dominado el bateador pues el contacto ha valido la pena.

 

Avanzar a los corredores: De nada sirve el turno si no se ayuda a avanzar a los compañeros que están en base. Hay momentos donde un turno de calidad se traduce en “sacrificio” y esto abarca traer a home con elevado al compañero de tercera base.

 

Lograr embasarse: Sin importar la cantidad de lanzamientos obtenidos o contacto logrado el bateador alcanza una base.

 

No tirarle a lanzamientos malos: Considero que el arte del buen bateo es tirarle a la “bola buena”, es decir ser selectivo. Elegir el tipo de lanzamiento para el contacto que deseas.

 

Producir carreras: Nada más importante para un equipo que un bateador traiga corredores al plato. Regularmente los buenos productores son muy valorados en los equipos.

 

Ejecutar la jugada que el manager ordena: Nada tan satisfactorio para un manejador que el jugador obedezca sus órdenes ejecutando la jugada a la perfección sin importar que el bateador se convierta en out.

 

Aun con lo ofensivo que se ha vuelto el béisbol moderno veo que el término de “turno de calidad” seguirá siendo muy utilizado. Valdría la pena que usted como padre considere este aspecto como parte fundamental en la mentalidad de su hijo que practica este deporte.

 

Concluyendo, considero que para lograr un turno de calidad se deben cumplir tres cosas: ser selectivo (tirarle a lanzamiento en zona de strike), lograr un buen contacto (si le tiras a la bola) y ponerse en base o producir carrera. Todo apegado a un plan de bateo previo a cada turno.

 

Y usted, ¿toma turnos de calidad?