josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

“CHATO” VAZQUEZ PUDO HABER SIDO

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Chato26 de Mayo de 2017– El anunciado retiro de Jorge “Chato” Vázquez es noticia relevante para el béisbol mexicano, por muchas razones. Se trata, creemos, del retiro de quien pudo haber sido uno de los más grandes bateadores de todos los tiempos en nuestro país. Las lesiones lo vencieron y ante eso, nada qué hacer.

 

Al “Chato” lo conocemos desde hace muchos años, desde que era aquel niño de 7-8 años que deslumbraba todos los domingos jugando en la liga infantil Culiacán-Recursos de Culiacán. Cuatro o cinco años después, don Juan Manuel Ley diría: “a ese chamaco lo vamos a tener con Tomateros”.

 

La del “Chato” no fue carrera que se vea como “una más”, queda grabada con momentos icónicos y detalles que suenan a instantes de leyenda. En su recorrido por los diamantes queda la pregunta del porqué los Yankees no lo ascendieron y le dieron el chance para la tacita de café. Bateador que se va, ojo al calce, con más de 300 cuadrangulares de por vida sumando ligas menores (las reales), verano e invierno mexicanos.

 

Dentro de esos detalles, aquel batazo conectado en el “Angel Flores” con fuerza tal que la pelota quedó incrustada en la barda del prado izquierdo o aquel tablazo jugando para el Scranton-Wilkers Barres que hizo viajar la pelota por todo el jardín central para caer atrás del equipo de sonido, Tablazo que los cronistas calcularon en más de 465 pies.

 

Sí, el “Chato” pudo haber sido.

 

DE SOBRA- Como a un pelotero de época, que lo fue, al “Chato” con el tiempo le colgarán desde ahora “milagros” que envidiaría cualquier santo. A nosotros no nos toca, en TV Notas y revistas especializadas se podrán leer.

 

Lo cierto es que para nuestro resumen lo que basta es saber que se trata de una más de los peloteros egresados de Ligas Infantiles de México, poseedor de una fuerza y poder poco habitual en peloteros mexicanos y a quien la salud le puso el freno que pocos lanzadores pudieron fijarle.

 

Pocos como él para darle tan duro a la pelota, pelotero que pudo verse jugando como cátcher, antesalista y primera base para terminar siendo Designado. Su guante no fue de gran privilegio pero no era bajo nivel. ¿Historia conocida?

 

De alguna manera u otra, será citado en el futuro como un referente en Culiacán y en  Tigres. Mucho por lo que fue y tal vez, mucho por lo que pudo haber sido.

 

¿DE PLANO?- La noticia no puede pasar desapercibida porque trae mucha “cola”, el fondo es más grave de lo que se piensa: se anunció que los Tigres de Valenzuela... de Quintana Roo firmaron a un cátcher mochiteco de 14 años de edad. Acta de nacimiento al calce.

 

La nota, que firma Notimex, indica que los Tigres firmaron a Juan Carlos Haro para “proteger sus servicios ya que otros equipos buscaba incorporarlo a sus filas”. Esto es, entendemos, que lo “amarraron” desde ahora para evitar que les comieran el mandado.

 

La primera pregunta sería, ¿fue firmado así de gratis, sin ofrecer nada a cambio? ¿Ni siquiera una beca académica a cambio? Los papás del muchacho, ¿dieron el consentimiento por gusto, sin pedir nada a cambio, entendiendo que la firma es para siempre? Porque en México, firmar con un club LMB es encadenarse de por vida, hasta que el club lo venda a otro del verano o lo cambie.

 

La segunda pregunta es más obvia: ¿fue firma pensando en la exportación, en valor a futuro, en la posibilidad de venderlo a Estados Unidos en un corto futuro?

 

Y ya otra pregunta hasta ni ganas de hacerla: ¿cuánto van a “invertir” los Tigres en el “desarrollo” del muchacho de aquí a 3 o 4 años?

 

SÍMILES- Para que no se diga que no hay similitudes, aunque no se quiera: desaparece otra franquicia más de la llamada liga primera “A” del futbol mexicano, la de ascenso, luego de que en Zacatepec, Morelos, se les acabó el dinero para sostener el equipo.

 

Año con año se da, fenómeno habitual en un país donde no abundan los empresarios dispuestos a invertir en una actividad en donde el retorno sobre inversión parece evaporarse. Malo para el deportista, malo para las comunidades pero paso obligado.

 

Véase que en el béisbol pasa lo mismo pero, ¡oh bendita fórmula!, la multipropiedad cura hasta la gripa. Es un “mal necesario” dice el presidente electo de LMB, lo “antiestatutario” (ilegal) se cubre con agua bendita y hasta se hace caso de santidad.

 

Para pensarla.