josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

BEISBOL EN LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

AMLO GUASAVE14 de Diciembre de 2018- No se acaban los comentarios acerca del más reciente desaguisado visto en la LMB, en donde todo apunta que se inclinaron los dueños de clubes ante el presunto apoyo de la nueva administración del gobierno federal.

Regresaron los cuatro clubes un mes atrás exiliados y el milagro se lo achacan al presidente de la República, en lo más clásico de la sumisión ante el presidencialismo mexicano.

No importa si la regresión atente contra lo que queremos suponer sea un modelo de negocio que tengan fijo y contra lo mejor de los intereses de ellos mismos. No importa si sea un golpe contra el aspecto deportivo y la imagen del producto: Tlatoani manda, nosotros obedecemos.

Y al calor de lo sucedido en verano, se calientan las especulaciones, extienden la visión y dan por entendido (y logrado) que lo mismo aplicará en el invierno por lo que casi como un hecho, anticipan que regresan a la LMP los Algodoneros de Guasave.

Vamos, casi como diciendo que todos deben sufrir la misma enfermedad y ahora sí (conveniencia de por medio) “todos vamos en el mismo barco”.

Buen intento por tratar de ocultar el bochorno propio, suceso que no tardará en mostrar sus efectos en unos meses más.

ANTECEDENTES- AMLO estará en Guasave en Enero de 2019 y más vale que lo enteren bien antes de que caiga solito en la trampa. Más vale que se atenga a que la ”austeridad republicana” cierre los ojos porque así de gratis, ni los churros. O en lugar del “me can so, ganso” podrá ser el “el que quiera vazul celeste, que le cueste”.

Lo que se ve es que ya quedó atrás el que Guadalupe Miranda, el patriarca del frijol en la zona centro-norte de Sinaloa, sería el que llevara la batuta en lo que esperaran fuera algo fácil, sencillo de realizar. Las cosas no son del color con que se pintaba, no son tan simples como fueron en la LMB.

El proceso de posible adhesión de los Algodoneros tendría que pasar por los filtros y protocolos que impone la LMP a quienes desean ser nuevos miembros. La liga mantiene como objetivos a ciudades que acompañen al ritmo de crecimiento y desarrollo mostrado en los últimos años y que vayan en la misma línea que se advierte hoy: plazas con potencial económico que se muestre suficiente para no solamente sostener a un equipo deportivo profesional sino a la vez, sostener la competencia contra otros deportes y alternativas de entretenimiento.

En el caso de Guasave, la ciudad/municipio todavía está lejos de mostrar ese nivel y además, el proyecto que se presentaría tendría que mostrar acciones contundentes para combatir “vicios” que históricamente, han afectado la presencia del béisbol profesional en la plaza. (La tradición de regalar, por ejemplo).

Hay que considerar también un aviso parroquial que no tiene desperdicio: siendo que el ingreso de Algodoneros tendría que ser acompañado por otra plaza, ésta no puede ser impuesta por la sola propuesta de Guasave, lo ideal y recomendable es que la decisión sea de la liga toda vez que esa “segunda plaza” podría no llenar los requisitos o cumplir las expectativas de la LMP. Decir que “ya hay ciudad que haga la segunda” no es pasaporte al logro.

Es como cuando en la entrada al antro el cadenero dice: “tú sí entras, él no”.

REMATE- El proyecto de reingreso de los Algodoneros a la LMP tendría que ir encabezado por un proyecto de un nuevo estadio luego de que el actual escenario (“Francisco Carranza Limón”) no cubre por mucho lo que Major League Baseball (MLB-Grandes Ligas) le exige a la liga en materia de infraestructura”.

Un presunto nuevo estadio debe tener un aforo mínimo de 10 mil aficionados estimándose en 5 mil aficionados diarios la asistencia diaria y con la cual se podría buscar un “punto de equilibrio”. Recordemos que en el pasado, Guasave llegó a promediar no más de 2500 personas por juegos con boleto pagado.

Además, el inmueble deberá cumplir las exigencias de Grandes Ligas en materia de terreno de juego, dogouts, vestidores, estacionamientos, palcos de prensa, iluminación del terreno de juego, sistema de riego y drenaje del terreno de juego, baños y regaderas para equipo de casa y visitante así como baños para el público, cabinas para transmisiones de Radio y TC, pantallas, etc.

No se ve que se le diga al gobernador “pon tú la lana”, que ahora los estados están más que ajustados, así que más bien sería “Ana Gabriela, saca la chequera de CONADE”:

Y el gran remate viene enseguida decir que la liga exige que la ciudad al menos pueda ofrecer Dos hoteles adicionales al ya existente, mínimo categoría Tres Estrellas que hagan la obligada diversificación de la oferta de hospedaje que atienda a equipos visitantes, ampayers y aficionados.

Ni modo que aquí se esperaría que como en los tiempos de Echeverría, se cree una empresa estilo Nacional Hotelera de los años Setenta. Aunque como corren las aguas, se vale la duda).