josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

LMB: LA UNIDAD COMO HOLOGRAMA

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Unidad LMB1 de Noviembre de 2016- Podríamos tratar de que esta columna se convirtiera en panegírico o reducirla a simple copie del boletín que la Liga Mexicana de Beisbol deberá estar enviando. Ninguna de las dos opciones suena interesante porque de fondo, el tema es para dar pena ajena.

 

La asamblea de representantes de clubes de LMB celebrada este martes en Monterrey fue una sucursal del rosario de Amozoc, los acuerdos y los puntos coincidentes se hicieron los desaparecidos, se habló de denuncias penales, de la destitución de su presidente, de encontronazos.

 

Más tarde, tregua de por medio, noticias ya esperadas de mudanzas y compras, la restitución de Plinio Escalante y ya al final, como si fuera broma, la foto con sonrisas enmarcada con la palabra “unidad” que quien sabe si ellos mismos se las crean.

 

Hablamos de representantes de clubes porque dueños, no. Dicen bien quienes afirman que para haber sido de dueños tuvieron que ir gobernadores y hasta un presidente municipal al que al parecer ayer, afortunadamente, se quedó sin franquicia.

 

Se decidieron cosas, se desahogó parte de la agenda pero se siguen viendo atorados en lo toral: ¿van o no van juntos?

 

MANOTAZOS- El grupo “Escutia” (Diablos-Tigres-Sultanes) logró tumbar al Consejo Directivo apenas nombrado en Septiembre y que encabezaba José Antonio Mansur. Fue esa, expresión de fuerza de quienes mandan en dichas franquicias.

 

Ahora, se dice, dichas funciones serán encomendadas a tres diferentes comisiones que serán rotadas cada dos años para evitar concentración de poder en un solo grupo. En ese punto, el grupo “megacable” (Toros-Leones-Vaqueros-Pericos) tuvo que ceder.

 

A golpes, tirones y rasguños pero se pudo sostener a Plinio como presidente y al menos hasta diciembre de 2017 tendrá segura una chamba que no es muy seguro quera seguir teniendo. El desgaste ha sido terrible, el golpeteo incesante y puede que diga “no hay necesidad de aguantar tanto”. Pero ahí se mantendrá.

 

Fiel a la historia y a la tradición, vino una nueva sucesión de cambios de plaza.  Por fin se deshicieron de Reynosa y lograron acomodarla en León, Guanajuato, mientras en donde juraban-perjuraban.recontrajuraban que no saldría el equipo, en ciudad del Carmen, ahora tendrán que añorar a un equipo que se supone jugará en Durango. Aunque con el mismo dueño, ¿eh?

 

En este caso hay que poner asterisco los cambios ya que condicionaron a que “si cumplen requisitos” las nuevas plazas, específicamente, si sus estadios son están en condiciones adecuadas. La pedrada es para el de León ya que se decía que en 2018 era cuando se podría presumir.

 

Eso, lo “noticioso”.

 

PENDIENTES- Al parecer, el grupo “megacable” (“la liga es nuestra”) no cedió un centímetro y el acuerdo sobre jugadores de doble nacionalidad se queda bajo el esquema de libre firma, sin límite por club. Eso, a reserva que se haya dicho que será durante las Winter Meetings de diciembre que se repasen los temas “escabrosos” entre los que se encuentra ese precisamente así como asuntos que parece quedaron en el aire.

 

Por ejemplo, ¿cuál es el futuro de los Tigres sin Borge y del Águila sin Duarte? ¿Siguen adelante JA Mansur y Carlos Peralta por su cuenta, sin subsidio que los ayude?

 

Más importante aún es que no sea una paz de papel y de saliva, que todo esto haya sido solo una pausa no para buscar fórmulas de arreglo y distensión sino para buscar más argumentos para sostener posiciones.

 

A la LMB se le agota el tiempo viendo hacia el 2017 y puede que por mantener ese ambiente de pugna no logren afinar lo que urge afinar. Mantenerse con 16 equipos ha sido, a nuestro ver, una mala decisión. No desactivan los problemas que esto genera, los mantienen. Y sobre eso, al menos el martes, cero decisiones de fondo.

 

En lugar de eso, la casi pancarta que pocos creen: “unidad”. En LMB, tan posible como lejana.