josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

LMB: ¿SE AGOTÓ LA MATERIA PRIMA?

RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Pastej13 de Julio de 2018– Citaremos a George Santayana en aquello de "el que olvida su historia está condenado a repetirla", frase que aplica bien para la hoy muy embarullada Liga Mexicana de Beisbol. Tan metida en sus líos por el tema de exportación de peloteros que está dejando de lado lo que parece ser la evidente crisis en materia de producción de talento.

 

Dicho en otras palabras, la propia LMB se ha encargado de torpedearse a sí misma en cuanto a su autoabastecimiento y esto nos hace ver por el espejo retrovisor hacia el 1980 de cuando la huelga y la ANABE.

 

La huelga tuvo como primer y más importante impacto el que la liga perdió a decenas de peloteros y figuras, auténticos ídolos cuya retirada propició un grave daño a la estabilidad del circuito y más allá, que se perdiera al menos una generación entera de jugadores.

 

Aún y montado en el trono de su enorme soberbia, Alejo Peralta (segundo en la línea sucesoria del “zarismo” LMB), concibió a la Academia de Pastejé como centro “productor” de peloteros que ayudara a paliar lo perdido con la huelga. El proyecto fue endiosado pero más tarde traicionado.

 

Pastejé fue cuna de varios peloteros que se incorporaron a la LMB, aportaron la nueva sangre que se requería y ayudaron a que el béisbol de verano ingresara a un nivel de “normalidad” que cuando menos, matizó el golpe a la imagen de una clase empresarial que tuvo que salir de su zona de confort. La ANABE le asestó un impacto justo en la zona de flotación.

 

JUDAS- Ya en el trono Pedro Treto Cisneros (tercer Zar veraniego) y acompañado por directivos como Roberto Mansur, el modelo de autoabastecimiento fue trocado a hacer de Pastejé un centro de exportación, a privilegiar esa visión en donde vender peloteros a Estados Unidos era “el negocio detrás del negocio”.

 

Peralta no vio venir la presunta “traición” a lo que algunos, el colmo de la exageración, calificaban como “la medicina para todos los males”. Con Pastejé se buscaba un poco la expiación de culpas luego de los excesos en la soberbia y el despotismo (nada ilustrado) que se mostró en el ´80.

 

Además, hábil Mansur como pocos, se fue pavimentando el camino para que clubes como Diablos, Tigres y más tarde Sultanes, iniciaran el camino para el acaparamiento de peloteros. Entre estos tres clubes llegaron a manejar cerca del 80 por ciento de las firmas de peloteros nacionales y en tanto, a controlar el mercado interno.

 

En eso devino la idea de Peralta.

 

CARMEN- Años después, imbuido por la creencia de que en verdad era el nuevo Zar de la LMB, Treto Cisneros convenció a los dueños de clubes de invertir fuerte en la creación de la hoy conocida como Academia de Beisbol ubicada en El Carmen, Nuevo León, vendiendo la idea que podría cumplir el papel dual de fortalecer la demanda interna y además, de hacer ganar a todos los equipos vía exportación de talento.

 

Tanto era el amor de Treto por “su” academia que en 1999, cuando fuera defenestrado de la presidencia, no solamente pidió una liquidación de miles de dólares por club sino que demandó que lo dejaran quedarse como casi “guardían” en El Carmen (con tareas como regar los jardines, por ejemplo).

 

Al paso de los años se advierte que la academia quedó muy lejos de sus objetivos y lejos de siquiera igualar lo que se logró con Pastejé. Haber hecho la “graciosa” concesión para que Alfredo Harp construyera su propia academia para el tándem Diablos-Guerreros ayuda a dimensionar qué tan lejos quedaron las metas.

 

De Pastejé se citan a varios peloteros que no llegaron a Grandes Ligas pero que hicieron buena carrera a nivel “local”. De la “creación” de Treto solo se cita que ahí entrenan los umpires, que hay una liga muy “rookie” y buenas noches.

 

PRESENTE- Hoy, inmersa en un proceso de acentuada pauperización de temas varios (los efectos del “gigantismo” en pleno, por ejemplo) y bajo el enorme yugo que le ha puesto Grandes Ligas al sentenciar el final del monopolio exportador, la LMB atraviesa por una crisis que apenas no queriendo no se alcanza a ver.

 

Ahí, de fondo, la pregunta no es “¿y en donde está el piloto?” sino más bien “¿Se agotó la materia prima?”, ¿en dónde está la nueva generación (es) de peloteros mexicanos?

 

Ya circula la versión, más como rumor y chisme, que la LMB ya no apoyaría a la liga invernal mexicana, que poco aportó, y a la liga Norte de México, que desde hace rato poco aporta. A la versión se le ha agregado que podrían incluso “desaparecer” la academia de El Carmen, en algo que sería tanto como quemar los barcos.

 

En Octubre se sabrán muchas cosas si es que los directivos del verano se animan a platicarlo y a ver la dimensión del reto que tienen enfrente.

 

El dilema original de si podrían convivir los modelos de presunto” desarrollo” y de espectáculo no se ha resuelto, la estridencia no tapa huecos y el torneo de clausura mostrando alejamiento de los estadios hace sentir que hoy la traición a la liga se viste de otra manera, escucha otra música y transita por otras veredas.

 

El futuro con disfraz de pasado, rebasó a la LMB.