josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

“EL GOBER QUIERE QUE NOS QUEDEMOS”

RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Borge Tigres23 de Julio de 2016- Puede y que la directiva de Tigres esté en la bancarrota, que estén plan de insolvencia o que les hayan robado su “guardadito”. Capaz y que viven de prestado, que Carlos Peralta haya tenido que vender activos del grupo IUSA con tal de no dejar morir al equipo fundado por su padre. Puede ser.

 

Y es que corren rumores de que ya se están reuniendo gentes de su oficina con representantes de Carlos Joaquín González, gobernador electo de Quintana Roo, para ver el tema de “nos quedamos o nos vemos”. ¡Bendito sea el subsidio!

 

¿Qué puede pedir el club Tigres que no tenga o que haya tenido con el gobierno de Roberto Borge que quiera seguir teniendo?

 

Que si la cosa es leve, exención de impuestos, algo muy normal de solicitar porque da viabilidad a las inversiones. ¿Arreglo del estadio “Beto Ávila”? Puede y sí, que también es normal que las directivas acudan a ese requerimiento. Pero más de fondo, ¿cuál es la solicitud de la que dependa que Tigres se queden o se muden? ¿Qué puede ser tan importante y vital?

 

Obligadamente tiene que ser algo relacionado con los gastos de operación, patrocinios y tal vez, sólo tal vez, pago de nóminas. Ahí puede y que la puerca tuerza el rabo.

 

“O me ayudas o me voy”, así se llama la obra, algo que visto con rigor es chantaje “moral” pero que siendo indulgente puede verse como “la obligación” de un gobierno por alentar e impulsar el deporte. Así, suavecito.

 

REALIDAD- Seamos cínicos entonces y pensemos que este tipo de negociaciones son las que necesita el beisbol de verano para seguir adelante. Que si la estrategia de los Tigres funciona, puede y sirva también para Broncos, el Águila, Olmecas, Olmecas, Delfines y cualquier otro equipo que se agregue.

 

Todo sea por mantener esa papeleta de 16 equipos, soga con la que se está ahorcando la LMB y con la cual ha creado una realidad que mueve a la preocupación de muchos.

 

Que si los Tigres se quedan en Cancún “porque se arreglaron con el gobierno” habrá un mensaje claro y contundente, que capaz y hace rabiar de nuevo a Roberto Mansur: el erario puede suplantar la falta de empresarios, el show debe continuar.

 

Mansur dijo alguna vez que “Los empresarios deben apostar por el beisbol, no los gobiernos” y agregó “En Cancún, por ejemplo, no sabemos cuánto paga la administración pública ni exactamente qué paga. Y si uno habla se echa al gobernador de enemigo. Se enoja el señor”.

 

Capaz y en 2017 escuchemos las mismas declaraciones.

 

POSIBILIDADES- Ya más cerca el final del rol regular, las únicas emociones que se esperan en LMB esta temporada van a venir de la zona Norte, en lo que resulta una pelea cerrada por los lugares 3, 4 y 5 del standing.

 

Ahora fueron los Vaqueros-Laguna los que cayeron en la inconsistencia eso lo aprovecharon los Toros de Tijuana para cerrar la pelea por el tercer puesto, separados ambos por apenas medio de juego. Con Sultanes y Acereros encaramados en la cima, la batalla entre laguneros y “tijuanos” es lo que resalta.

 

Atrás de ellos, y alejándose de los playoffs, Diablos y Rieleros, con los escalatas no muy lejos de acercarse siquiera a la zona de obligar a un juego de limbo eliminatorio, del cual por cierto se quejaba Mansur hace años.

 

No vaya a ser que eliminen a Diablos de la postemporada porque van a hacer falta moños de luto y pañuelos desechables. Van a decir que playoffs sin Diablos es como un huevo sin sal.

 

ASESORES- El consejo-recomendación que hace el amigo Xavier Aguilar no tiene desperdicio: al comisionado Rob Mandred le urge un cambio de asesores. Al tipo nada más le falta proponer que en lugar de pelota, el beisbol se juegue bola de calcetín o con patitos de hule.

 

Eso de aventar la propuesta de limitar el número de relevistas a usar por juego suena a que el resistol 5000 estaba caduco o que tuvo una mala noche de verano. Golpe directo contra lo que queda de sentido común a este deporte.

 

A ese paso, poco falta y que Manfred proponga que cada club deba tener al menos dos “groupies” en el dogout, por aquello del “apoyo moral”.

 

Cosas que se ven.