josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

SEMIFINALES LMP: SE GUARDARON CALCULADORAS

RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Charros Toms10 de Enero de 2018- Finalmente, no se llegaron a necesitar las calculadoras para definir a los cuatro semifinalistas de la temporada 2018-2019 de la Liga Mexicana del Pacífico. Los Cañeros de Los Mochis y los Charros de Jalisco evitaron el uso de los recursos numéricos al eliminar el martes a los Naranjeros de Hermosillo y los Tomateros de Culiacán.

Ya el miércoles se resolvió el tercer boleto, que quedó en manos de los Venados de Mazatlán mientras que a los Yaquis de Ciudad Obregón les correspondió quedarse con el puesto de “mejor perdedor”.

Se cumplieron así los vaticinios(al menos los nuestros) por cuanto a que Cañeros, Charros y Venados salvarían los obstáculos y ganarían sus series, ambos con todos los méritos.

Los Cañeros mostraron mucho en base a la aparición del bateo oportuno que encabezó Rodolfo Amador y un pitcheo abridor que se vio bastante bien; los Charros, ya lo habíamos anticipado, con el peso de una mejor rotación abridora y bateo de mucho poder; los Venados aprovechando cabalmente la localía.

Así, lo que viene son las series Venados-Charros y Yaquis-Cañeros, las cuales desde ya se anticipan muy buenos agarrones que como en todas estas primeras series de playoff, han estado llenas de drama y tensión.

SALDOS- Las definiciones de las series de playoff arrojaron que Naranjeros y Tomateros hayan sido eliminados, algo que a nivel liga no deja de causar impacto luego de que se trata de dos franquicias con reconocido peso protagonista.

En nuestra apreciación personal, vimos a unos Naranjeros disminuidos, poco echados “pa´delante”, algo que no podemos achacar a lo que se atribuyó a ser un cuadro “muy joven”. Algunos protagonismos desaparecieron, caso Francisco Peguero como ejemplo, pero más que nada hay que señalar que los Cañeros les jugaron un playoff por nota y todo el crédito para los verdes.

Los Charros lucieron desde la víspera como portadores del antídoto para neutralizar a unos Tomateros a quienes algunos vieron muy completos. Pero primero fue el pitcheo del cuadro jalisciense, que pocos vieron venir tan efectivo, y un bateo con mayor poder que el guinda. No hay nada que pueda presentarse como excusa de parte de la cauda guinda, les ganó un equipo que supo ser mejor.,

En la Yaquis-Venados nos quedamos con la expresión de que “ganó el que jugó mejor pelota”, entendido esto como el “todo” que abarca pitcheo, bateo y fildeo. La serie se le fue a la tribu en pequeños detalles, especialmente en esos tres juegos en Mazatlán que los porteños aprovecharon a la perfección.

Así se escribió la historia.

REFUERZOS- Así de entrada, creemos que los Cañeros se llevaron la mejor tajada en el draft de refuerzos para la semifinal al jalar por Héctor Daniel Rodríguez, quien junto a Jaime Lugo avisa un 1-2 del pitcheo abridor relevante.

No encontraron los Venados a un ofensivo de poder que les llenara el ojo y se fueron por Jasson Atondo, quien al menos vemos que se acopla más que bien al esquema ofensivo del cuadro que comanda Juan José Pacho, además de que aporta defensiva.

Los Yaquis tomaron a Jake Sánchez, algo que no se veía venir luego de que se pensaba que buscarían bateo de poder y cubrir un hueco en el infield. Estaban disponibles peloteros como Dustin Geiger, de Naranjeros, que nos haría nada de estorbo. Creemos entonces que Sanchez aparecerá como preparador/respaldo de Maikel Cleto.

Y en donde sí de plano no entendimos fue en el caso de los Charros, quienes no dudaron en jalar al derecho Rafael Martin para sumarlo a un bullpen en donde ya traen a Mike Braodway, Chad Gaudin y Sergio Romo. A nuestro ver, se “encartaron” dejando sin tráfico la evidente necesidad de un pitcher zurdo en el bullpen. Ahí, Jorge Luis Castillo, creemos, les hubiera caído a la perfección.

ADENDUM- Que si otra vez se trata de otear la bola de cristal, diremos que la serie final que más clara distinguimos es la Cañeros-Charros, pasando ambos por series por demás fatigosas.

Las razones devienen por factores casi similares; Cañeros embalados, con rotación clase premiere y bateo envenenado; Charros acarreando sus cualidades ya vistas además de la ventaja de un estadio en el que casi son insuperables.

Para Yaquis y Venados el reto es superar las aparentes trancas por saltar: jugar buena pelota es algo más que solo competir. Sergio Omar Gastelum y Pacho tendrán que aparecer en pleno, a nivel estrategas “top” serio porque a final de cuentas, más que duelos de poder las semifinales se anticipan como partidas de ajedrez.

Vaticinios a sabiendas que en cada serie aumenta el club de “envarillados”, del calibre de quienes quieren ver en los demás el ardor propio. L@s mismo@s que se enchilan y quieren que los demás también anden con agruras, siendo que lo más aconsejable es que dejen de comer chile. La ley del “no fanatismo”, pues.