josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

EL EVANGELIO SEGÚN SAN JAVIER

RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Humo27 de Septiembre de 2018- Ese descorrió el telón y apareció la verdad… a conveniencia. Para desconsuelo de los “expertos” y “conocedores” a los que desprecia, Javier Salinas sacó de la modorra a su staff y los puso a llenar de paja un boletín en el cual lo interesante está en lo que no se dijo.

 

Obviamente, el boletín ordenado y dictado por el relator de las glorias de la vieja liga de la Costa advierte que es dirigido “para los aficionados de la LMB”, lo que ya de entrada suena a que la consigna es “créanme” cual si fuera un obligado acto de fe.

 

Prolijo, acudiendo a medias verdades y lugares comunes, el boletín de marras trata de establecer la “verdad histórica” del porqué cargan desde ahora al cadáver insepulto de los dos torneos y en esa verdad el tono casi evangelista. “cambiamos de sistema por y para ustedes, amigos aficionados”. Faltó la imagen del corazón y un rosario al lado.

 

Así que en Monterrey, con los directivos vestidos en trajes de monjes franciscanos, se decidió que jugar en 2019 de Abril a Noviembre se decidió porque “se busca darle una mayor estabilidad económica a los miles de empleos directos e indirectos que genera cada año (jugadores, cuerpos técnicos, staff, vendedores, guarda-campos, etc.)”. ¡Sopas!!

 

O sea, se decidieron justificar la medida vendiéndose como almas de la caridad, como organismo filantrópico antes de ser empresa. Bien podría el exautonombrado CEO proponer que en lugar de ser una Asociación Civil, la LMB sea una IAP (Institución de Asistencia Privada).

 

Muy en su derecho cada quien de creer semejante patraña.

 

SENTENCIA- Lejos de la mucha paja que exhibe el comunicado de la LMB, la frase con la que se quiere inmortalizar al 2018: “El formato actual de competencia resultó un éxito económico, comercial y aumentó la asistencia global en los estadios en un 6%”.

 

O sea, el cadáver insepulto no era mala onda y al contrario, les deja muchas satisfacciones pero eso se sacrifica, les importan más los aficionados que el negocio. Seguro!

 

En base a las cifras que muestra la compiladora OFICIAL de la LMB (MiLB stats) la LMB captó este año (sumados los torneos de apertura y clausura, solo en rol regular) 3 millones 771 mil 803 aficionados en 1796 juegos celebrados, cifra que resulta menor a los 4 millones 042 mil 605 de 2017 y a los 4´032´047 de 2016. Puede ser que aplicando la hoy clásica, el exCEO tenga otros datos.

 

Aquí no se puede acusar “cuchareo” sino más bien algo parecido al milagro de la multiplicación del pan y los pescados. El evangelio según san Javier dice que hubo un crecimiento del 6 por ciento y así se queda. Acto de fe, por favor.

 

AUSENTE- Viene ahora lo que no se dijo y que parece ser determinó abandonar al sistema de dos torneos: el factor deportivo.

 

Ni una palabra, ni un solo párrafo del citado boletín está dedicado al tema deportivo, ni siquiera una mención cual se alude al presunto éxito del sistema. Y lo deportivo está relacionado muy estrechamente a ver/apreciar el crecimiento del producto.

 

Los atributos esenciales del producto, atractividad y competitividad, fueron escondidos entre la sobrada paja de la redacción y tal vez ello ha sido el factor que haya detonado el cambio de sistema: que a los dueños de clubes no les haya gustado lo que se vivió. Pero como decirlo a ese “entrañable público” suena a hara-kiri, mejor decir que se cambió porque la gente lo pidió.

 

Ya habrá tiempo para otro boletín en el que paja de por medio, se tenga que hablar de cómo salieron las finanzas de varios clubes, de si se saldaron las deudas de estos con la liga y de algunos con los peloteros.

 

También, que se hable de cómo es que este año no hubo un solo reporte sobre los exámenes antidoping y todavía más, que se hable de cuánto dinero recaudó la liga cobrando 5 mil dólares por cada pelotero que dio positivo.

 

Al menos para nosotros, es claro que la LMB quedó lejos de cumplir la promesa de actuar y hablar con transparencia, de ser “cristalinos” para informar sobre su quehacer.

 

Y este boletín espeso y pajoso es clara muestra que lo suyo no es la verdad de conciencia sino la mentira piadosa para con la feligresía.