josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

UNA SERIE MUNDIAL “PALOMERA”

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

Hou as30 de Octubre de 2017- El quinto juego de la Serie Mundial sirvió para abrir diferentes puntos de debate. Más allá de que los Astros de Houston ganaran y se coloquen a solo un triunfo del campeonato, parece que lo esencial si el juego del domingo fue, o no, un “juegazo”. El resultado fue un 13-12 que así de entrada, al menos para este columnista, resulta un “no” rotundo.

 

En un primer debate entre “no ortodoxos” y “puristas”, el hecho de que se quiera dar a entender que un juego “emocionante” sea sinónimo se “juegazo” y pues no, otra vez. Si usted va al cine a ver “Rápido y Furioso 16” irá a ver una película “emocionante”, con mucha acción, pero lejos de que sea una buena película. Vamos, en términos concretos diríamos que nunca ganará un “Oscar”. Es como cuando se dice “hotelote” y “hotelazo”: la diferencia está en la calidad.

 

Lo que disfrutamos (eso sí) fue un mal juego de pelota, mal jugado (el clavado de Springer a batazo de Bellinger), mal dirigido (Roberts mandando toque con hombre en segunda) y muy mal pitcheado (los relevistas cero eficacia). Ahí, por ese ese caño, se fue la calidad que uno hubiera esperado siendo los abridores Clayton Kershaw y Dallas Keuchel.

 

Pero nos salieron con una película “palomera”, de mucha acción, de muchos batazos espectaculares y eso, aunado al hecho de que fue en una Serie Mundial, le da tintes de la trascendencia que le quieren otorgar.

 

Sí, cuestión de “purismo”, de ortodoxia, pero cada quien y su derecho a juzgar a este deporte desde su óptica.

 

TIEMPO- Otra vez, usando la etiqueta Serie Mundial, con la cual se obliga a perdonar casi todo, se desea afirmar que la presente ha sido ”la mejor de la historia”. Malas las comparaciones, peor la referencia.

 

El béisbol sin pitcheo se convierte en un HR Derby, en una competencia de fuerza y no de astucia. Así fue el domingo, así fue en Los Ángeles en el segundo juego. Lo dijimos en redes y lo sostenemos: se abarató el producto, “chafeó” y eso se lamenta porque (regresando al trademark) la Sm no lo merece.

 

Juego de 1º entradas que caminó durante 5 horas 17 minutos que parece no tener importancia “porque es Serie Mundial”. El promotor de la reducción de los tiempos, Robert Manfred, guarda silencio. “Business first”.

 

Son ya 22 cuadrangulares en la serie, nuevo record, acusaciones de que la pelota ha sido alterada, que es sobradamente voladora y eso lo dicen los protagonistas del juego, los propios pitchers, “No evidence”, dice Manfred.

 

En cambio, el tema Gurriel y su gesto que dicen que fue “racial” acaparó titulares. Las prioridades se mueven al gusto de la marca “Serie Mundial” que a final de cuentas, puede ser manejada a conveniencia.

 

Pero al final, más allá de la pobre calidad de juego, la ganancia puede ser que surjan nuevos y más seguidores al béisbol, que sean convocados por este tipo de “emociones” que sean reemplazo de la calidad que algunos esperamos.

 

Y es que películas “palomeras” hay muchas, ganadoras de Oscares muy pocas.

 

ESTADIOS- No hay defensa alguna, por cierto, para sostener eso de quela serie del 2017 se está jugando en dos estadios diferentes. Los batazos han salido lo mismo en Los Ángeles que en Hoston.

 

¿Cansancio en los pitchers? Los datos nos dicen que después de cinco juegos el bullpen de los Dodgers, calificado por muchos como “el mejor de la Nacional”, revela un 5.32 de efectividad por 7.58 que ostentan combinados los relevistas de los Astros.

 

Algo hay entonces que se salió del huacal o que sea todo junto: las fechas, la pelota, el mal umpireo (esa zona de strike, señor Miller), los estadios.. lo que sea. Lo cierto es que al menos para nosotros, que usted tiene la mejor opinión, esta no es ni por asomo “la mejor Serie Mundial en la historia”.

 

Lo “emocionante” tiene sus bemoles, hay un costo que pagar.