josecarlosEL RINCON BEISBOLERO / Por Jose Carlos Campos
Beisbol bajo analisis, Sin Censura. Lo veraz no quita lo decente. Respeto de ida y vuelta. Twitter @elrinconbeisbol

ADRIÁN GONZÁLEZ, TIRRIAS Y FOBIAS

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

Ad SM25 de Octubre de 2017- Desarrollándose la Serie Mundial 2017, surgen las noticias y también las “no noticias” que giran a su alrededor. Esto por no decir mitotes. Y entre ellas, agazapadas en una especie de acendrada doble moral, lo relativo a Adrián González, el primera base de los Dodgers de Los Ángeles.

 

El martes por la mañana se daba a conocer que el ahora lesionado pelotero no estaría con su equipo durante la serie porque “andaba en Italia” pero más tarde el propio Adrián daba a conocer en redes sociales que estaba en los estudios de la cadena Fox al lado de sus excompañeros, ambos ex-Dodgers, Nomar Garciaparra y Jerry Hairston Jr.

 

Para esas instancias ya se habían desatado en pleno las tirrias y fobias que se le tienen a González, que para estos efectos, curiosamente, ya le reconoce como mexicano para que así aplique eso de que cuando el perro presume de bravo, hasta los de casa muerde.

 

Nada que extrañe si es que en este México nuestro lo que no se perdona es el éxito y en el caso del béisbol, llegar a estar entre los mejores da urticaria. Sirve aquí recordar el caso de Vinicio Castilla, a quien ante cualquier halago por su despliegue ofensivo se le achacaba eso de que “es que juega en Denver, donde la pelota vuela mucho”.

 

Según lo declaró el propio Adrián, su decisión se basó en que no quiere ser un distractor en el clubhouse de Dodgers, razonamiento que al menos para nosotros suena lógico si nos atenemos a lo que sus propios compañeros han expresado sobre la influencia del mexicano hacia el interior del club. Rechazar la versión desde México o el Congo Belga se vale, en Los Ángeles no tanto.

 

VERSIÓN- Hace meses,  en este mismo espacio y en ElRinconBeisbolero Radio compartimos la información que nos hicieron llegar fuentes muy cercanas al pelotero en el sentido que la lesión en la espalda de Adrián era más grave de lo que se venía manejando.

 

De hecho, el pelotero fue a ver a tres diferentes doctores quienes coincidieron en que la opción de una operación era lo más conducente pero bajo la condición de que ya no podría jugar béisbol. Adrián rechazó tal opción y decidió mejor concluir la temporada 2017, en cuyo último turno al bat, por cierto, conectó cuadrangular.

 

Esto pudo ser debido a que buscaría el record de más jonrones para un jugador mexicano en Grandes Ligas que posee Castilla, de 320, estando a solo 9 de lograrlo. No es cosa menor para alguien que ha ganado cuatro Guantes de Oro, dos bats de Plata y ha acudido a cinco juegos de Estrellas.

 

Qué esté o no en la Serie Mundial junto a los Dodgers no es el gran tema. De hecho, ayer miércoles se le vio en el terreno de juego durante la práctica de bateo de su equipo.

 

Lo que sí es tema lo es esa fobia hacia su persona y el afán de algunos por negarse a acertar que hay mexicanos triunfadores. Por un lado casi exigiendo Salón de la Fama para Fernando Valenzuela y por otro renegando de Castilla y Adrián.

 

Lanzarse sobre Adrián “porque fue amigo de Alonso Pérez” es un argumento muy pobre que suena a mezquindad. Pero así andamnos en el béisbol mexicano, a veces hasta paseando miserias morales.

 

RESULTADO- Mientras, en el terreno de juego, inicio del clásico otoñal a 38 grados de temperatura (100 farenheit) y todo apegado al script: duelazo de pitcheo, Clayton Kershaw en plan de maestro y Dellas Keuchel perdiendo al cometer un error ante quien no debía equivocarse, Justin Turner.

 

Lo que ayer seguiría, script bajo la lógica, es que los Astros ganaran con Justin Verlander en la loma y las cosas se movieran a Houston para dos juegos menos predecibles aunque pudiera esperarse que ahí, ya en casa, los texanos pudieran mostrar más ofensiva.

 

Eso es por ahora el tema. Italia y las tirrias son si acaso, sublimes anécdotas para la rara picaresca de este deporte llamado beisbo.