¿QUIÉN PIENSA EN EL BEISBOL MEXICANO?

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Hamelin17 de Junio de 2017– La leyenda alemana que documentaros los hermanos Grimm, conocida como “El flautista de Hamelin”, bien representa lo que sucede hoy con la Liga Mexicana de Beisbol. Algunos festejan el anuncio de que a partir de 2018 tendrán dos torneos al año y nos resulta difícil compartir tal “júbilo” del sector duro de una liga que por ahora se ve languideciendo.

 

Apareció Javier Salinas, parea efectos columnarios el “flautista”, propuso la música y andando que es gerundio. Se presume que conducirá a todos los males de la LMB hacia el río y aquellos ahí se ahogarán. Ojala y no sea como lo que dice es el final de la leyenda, que tres niños (un sordo, uno cojo y otro ciego) fueron a contar a los aldeanos que el flautista cobró haciendo la chamba mal.

 

Complicado hacer valoraciones o anticipar juicios de valor sobre esta medida la cual fue aprobada “ipso facto” por los 6 o 7 dueños de clubes y los “prestanombres” que cuidan los intereses de los gobiernos locales. Le están apostando a que Salinas no se esté equivocando y que desde el espectro futbolero importe una idea que no tiene nada de inédita y puede sea mucho de incómoda.

 

Boletín de solo 7 líneas que adelanta la decisión, no la detalla y que sirve no solo para darse por enterado sino que aparezcan las recochinas dudas.

 

PROYECTO- Los objetivos que le fijan al proyecto es que ayude a mejorar asistencias, a obtener más patrocinadores y a mejorar los niveles de competitividad. Eso dicen.

 

El proyecto de los dos torneos, adelantan, seria iniciar el primero en el mes de Febrero (mediados) para concluirlo en Mayo. Ubicar un Juego de Estrellas y en Julio iniciar la segunda tanda para concluir en el mes de Noviembre.

 

¿Cómo así? ¿Concluir en el mes en que ya está en acción la LMP?

 

Esto ha servido para que quienes comentan el tema piensen que se trata de “pegarle” a la Mexicana del Pacífico cumpliendo así el viejo sueño de Roberto Mansur de liquidar a una liga que según su anquilosado discurso, “se aprovecha de sus peloteros”. Ya puede retirarse Roberto tranquilo, “Mechacorta” le hizo la tarea.

 

Y precisamente Javier Salinas, en arrebato ante los medios, dijo que “la LMP no ha hecho nada por nosotros”. Ni modo de no pedirle al presidente electo de la LMB más cordura en sus declaraciones, así que quiera legitimarse con acciones al estilo “la llorona: llegando y haciendo lumbre.

 

Puede pensarse que hay un ánimo “rupturista” por parte de la LMB y muy su rollo, cada quien maneja su negocio como quiere. Si el flautista lleva al rebaño al despeñadero, muy su chamba.

 

DUDAS- A título personal, nosotros guardamos sobradas dudas sobre esta idea, más allá de si se trata de una visión de ruptura para eso que llaman “béisbol mexicano”. La LMB quiere salvar su negocio, sea como sea.

 

¿Será esta una manera de “filtrar” a la LMB, de que franquicias que no aportan se vayan solitas antes de que las corran? Esto sería una estrategia reduccionista que cabe.

 

¿Se hizo una encuesta previa entre la afición, incluso entre los peloteros o se fueron por la imposición del “les guste o no”?

 

Siendo ocho meses de pelota, ¿van los clubes a pagarles todo ese tiempo a los jugadores, aún el receso que se supone habrá?

 

Los jugadores que llegan de Venezuela, Dominicana y Puerto Rico, que tienen contrato con sus equipos de invierno en sus respectivos países, ¿se quedarán en México hasta Noviembre?

 

¿Estará esperanzada la LMB que los jugadores nativos que andan en las Menores “reporten” tras concluir sus temporadas en USA? Las Grandes Ligas puede y alcen las cejas ante esto.

 

Y por último, ¿creen que el aficionado resista más de lo mismo ahora por más tiempo?

 

Porque, hay que decirlo, lo que llaman “competitividad” (¿o nivel de juego?) no se logra haciendo más largo el calendario. Capaz y eso lo observan en 2017.

 

ENCONOS- Divertido ver como se enconan posiciones, como los aficionados de una y otra liga enseñan posiciones y defienden posturas. Hasta l@s venerables que diciéndose periodistas enseñan su camiseta hasta los que jubilosos celebran la extensión de la cosecha de chayote.

 

Hay mucha tela de dónde cortar, esto apenas inicia.

 

Lo que nos queda claro es que el pelotero tiene todo el derecho a pedir explicaciones y que le informen cual debe. Muchos, casi mayoría, son nativos de los estados ubicados en zona LMP y no solamente obtenían más ingresos sino que pueden estar más cerca de sus familias. La decisión del hasta hoy béisbol de verano, ya también de otoño, les llega directo, les afecta. Que si existiera una asociación de peloteros puede y esto no hubiera sido impuesto como está siendo.

 

Y creemos que habrá más repercusiones de las que se supone habrá. Tiempo al tiempo.