IMAGINEMOS UNA LIGA “NACIONAL” EN MEXICO

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

NVA LIGA28 de Julio ded 2917- Apenas hace unos días, el ahora ligamayorista Héctor Velázquez publicaba en redes sociales su particular opinión sobre el acontecer actual de lo que sucede en nuestro país. Velazquez dijo “Lo mejor para el beisbol mexicano sería unir las mejores plazas de la liga de verano junto con las de invierno y hacer una sola liga”.

 

Tal vez inserto en el mensaje haya habido un cierto dejo de sarcasmo, no sabemos, pero esto alimentó los ánimos de quienes ven posible la idea, así sea que algunos (como el suscrito) lo veamos más como algo muy lejano y alejado de la realidad.

 

Claro está que a como están las cosas y con el Salinato a todo lo que da (desbordes verbales a destajo), es fácil vender panaceas y crear expectativas, así sea que más tarde se perciban como utopías, por no decir “calenturas del momento”.

 

Pero bueno, al menos por un instante pensaremos que la idea es posible, dejemos atrás los “no” y demos rienda suelta a la imaginación, que a esa no al tienen vetada por aquello de “derechos de formación” ni es parte de monopolio a base de mitos.

 

Imaginemos pues una “Liga Nacional de Beisbol”.

 

CONDICIONES- Para que surgiera este circuito, lo primero sería que los directivos se pusieran de acuerdo sobre bajo qué visión de negocios surgiría y esto implicaría que se tuvieran que quitar figuras como el caciquismo, el mecenazgo y posturas genuflexas. Todos iguales, todos pares.

 

imaginemos que tal y como dice Velazquez, se reunieran “las mejores plazas del verano” (ocho) y las ocho del invierno. ¿Las ocho mejores de LMB? Veamos: Monterrey, Tijuana, Mérida, Monclova, ¿y luego?

 

Habría que hacer “excepciones” por aquello de “impacto mediático” (Salinas dixit) y así se incluiría a la ciudad de México, aún sin ser una buena plaza pero al menos desde 2018 tendrá estadio nuevo.

 

La segunda condición es que tendría que ser una liga donde no exista la multipropiedad así que los actuales “combos” tendrían que dejar ir a un equipo. Ayudemos un poco: fuera Oaxaca, Puebla y Torreón, que son “hermanos menores” que a la vista de sus progenitores se pueden descartar.

 

Más aún, quedaría prohibido el uso de recursos públicos o que algún club opere bajo el mando de los gobiernos locales.

 

Una condición adicional es que esta liga debería contar con un Alto Comisionado, imparcial, no ligado a ningún club o circuito actual, con amplios poderes y cuyas decisiones sean inapelables.

 

Siendo una liga que abarcaría las fechas del invierno, todos los clubes aceptaría lo que dicta el Winter League Agreement por cuanto a que se realice una investigación para verificar que los recursos que se invierten sean de origen lícito.

 

Otra más, que sea Grandes Ligas las que apruebe o desapruebe los estadios donde se vaya a desarrollar esta liga. No es que uno desconfié de la forma en que supervisa la LMB hoy en día su infraestructura pero…

 

LABORAL-  Lo que sigue es condición-obligación: régimen laboral en la que cada club debería pagarle todo el año a sus peloteros; ´permitir contratos multianuales y crear la figura de la agencia libre, además de erradicar la figura del “derecho de retorno” y aún más, eliminar definitivamente la “cláusula de reserva”, clave para que hoy se viva un remedo de esclavitud para el pelotero.

 

Todos los clubes deberán ofrecer a sus peloteros, como lo hace la LMP desde hace años, un seguro de gastos médicos mayores.

 

Puestos ya de acuerdo sobre estos temas, abrir opciones como el derecho de cada club a registrar hasta cinco primeras firmas por año, peloteros de la región a quienes se les pueda empezar a desarrollar (lo que hoy no existe) en las diversas academia que existan. Lo anterior es que se borre la hoy ineficiente Academia de El Carmen y sus cursos “express” para supuestamente “hacer” peloteros.

 

Es más, si cada club instala una academia propia, mejor.

 

En esta liga Nacional se podría adoptar la singular idea de los dos torneos anuales, proyecto que hoy quiere ser vendido como cura para el cáncer y que está recibiendo muchas críticas. (OK, ya sabemos que hay piel “gruesa” y que nada afecta).

 

El primer torneo sería de Abril a Julio mientras que el segundo de Octubre a Enero, saltándose así los meses de mayor calor en el Pacífico y de más lluvias en las plazas LMB.

 

Durante los meses de receso, los peloteros podrán descansar (pagados,claro) y los equipos intentar realizar  movimientos, cambios y demás.

 

¿Algo más? ¡Ah, sí! Que todos, cualquiera, podrán exportar peloteros a los Estados Unidos.

 

¿Así o más atractiva esta Liga Nacional de Beisbol en México?

 

Se vale imaginar el futuro que tal vez nunca llegue.