LA OBJETIVIDAD EN TIEMPOS DE ELIM INACIÓN

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

Tabasco28 de Agosto de 2017- El que por segundo año consecutivo no haya playoffs de Liga Mexicana de Beisbol en la ciudad de México conlleva material de “drama” para tres grupos bien definidos: para los leales del club, para el club mismo y para la liga. En este último caso, tal vez no debería serlo luego de que se trata de una de las peores plazas en materia de asistencia.

 

Curioso es que la afición de los Diablos Rojos acepte, no sin pesar, el contexto en el que se dio esta eliminación y no así el club, incapaz de hacer la obligada autocrítica a sus fallas y omisiones. Vamos, si quiera algo que aquiete las aguas y que no sea “tendremos nuevo estadio en 2018”.

 

Asusta a algunos que se hable de “fracaso”, entendible. Aunque sean diferentes circunstancias, a Vaqueros, Diablos, Generales y Diablos la eliminación los hace iguales. En la zona Norte hubo competitividad de la buena.

 

Para los medios, todo se resumió en “adiós al Fray Nano”, tal vez porque les falte material para analizar lo que no siguieron y a algunos, ni les importa, algo que a Javier salinas puede y le interese.

 

Hay quien parece sostener que si se va a criticar a los Diablos, lo menos que se exige es que sean propios, no “extraños”, cual si la crítica deba ser asunto interno por obligación. Y en eso vemos una defensa a un proyecto “nacionalista” del que derivan varios de los factores con los cuales se entienda eso que no quieren que se llame “fracaso”.

 

RECUERDOS- Para nosotros, los Diablos recibieron este año una sopa de su propio chocolate. Años atrás hubiera sido impensable verlos tan bocabajeados (sí, sí, el equipo jugó para .500) gracias a factores como la selectividad para contratar extranjeros y al férreo acaparamiento de jugadores nacionales.

 

Para la directiva era fácil conseguir refuerzos, así fuera de última hora, porque había clubes que soltaban a sus mejores cartas con tal de poseer a quienes los rojos les mandaran, cual si todos fuera estelares. Esto podía ser de buena o fea manera, baste recordar aquellos movimientos con los Petroleros de Minatitlán que aún huelen a masquiña.

 

Hoy ya no es así, ya no hay incluso quien desde el seno de la liga les ayude a operar de tan extraña forma. La llegada de nuevos directivos, la aceptación del pelotero de doble nacionalidad, cerró las puertas para negocios de trasmano y las sutiles formas que se usaban para que otros armaran a los pingos con toda naturalidad, incluso a cambio de nada.

 

Nadie critica al proyecto nacionalizador, ese que fue uno de los factores para el mini-cisma 2016-2017 y que dio pretexto para que Carlos Peralta vendiera a Tigres. Si Alfredo Harp quiere jugar con solo mexicanos nativos, de nopal marcado en la frente, muy su derecho. Pero por lo menos este año, la decisión se llevó al baile no solamente a Diablos sino también a su otro equipo, a los Guerreros de Oaxaca.

 

Pregunta inocente: ¿cumplieron con Oaxaca el compromiso con la afición de ofrecer un mejor espectáculo? Como que los Guerreros merecen algo más que ser la sucursal en donde a veces le pelotero llega casi como “descenso”.

 

Pero pues las lesiones, lo que parece recurrente mencionar para salvar la estirpe. Así pasa con la objetividad en tiempo de eliminación.

 

PARADOJA- Lo que sí ha de doler es que habiendo sido el equipo con el séptimo mejor record de la liga, resulta que podrían ser cinco los equipos que califiquen a los playoffs  con peor record ganador. Uno de ellos, los Bravos de León que hasta ayer peleaban por al menos alcanzar el juego de limbo eliminatorio.

 

El hecho podría pasar a ser de lo más anecdótico del 2017 además de simbolizar lo que fue este año la mediocre zona sur y más aún, prohijando que esa mediocridad llegue a la postemporada.

 

En el remate, no faltará que se diga que este fue un “buen año” en materia de asistencias en LMB, que hubo crecimiento y ya vemos a Javier salinas cantando “llenos” cuando al final de temporada lo mismo hay 2x1 que entradas gratis.

 

La fotografía del estadio 27 de Febrero de Villahermosa en lunes 7 de Agosto bien serviría de poster por no decir que rectificación al calce. Ante eso, no hay propaganda que valga.