FINALES DE ZONA LMB, ¿VIENE LO BUENO?

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

Pericos522 de Agosto de 2017- Por lo menos, en la víspera las finales de zona aportan mucho más de lo que las primeras series de playoff en la Liga Mexicana de Beisbol no aportaron. Salvo la de Rieleros-Toros, las restantes tres hicieron alargar la espera para quienes esperan del béisbol de verano algo más que la propagandística “emoción” o la prepagada emoción.

 

Digamos que en las finales de zona llega, ahora sí, “llega lo bueno”, esperando que ahora no halla equivocaciones. Y es que al parecer, “lo bueno” tardó en llegar.

 

Se repiten las series de 2016 luego de que el cetro de la sur se disputará entre los muy favoritos Leones de Yucatán y los desvalijados Pericos de Puebla mientras que en la final de la zona Norte el morbo estará en auge: Toros de Tijuana contra los Sultanes de Monterrey.

 

Lo sucedido días antes es como para repasar rápido porque al parecer, no hubo más sorpresa que la desvielada tan fea que le dieron a los Acereros de Monclova, los cuales iniciaron  la temporada como grandes favoritos en la zona Norte. Lo de Tigres de Quintana Roo y Bravos de León era “tiro” cantado, se fueron en apenas cuatro juegos y ni quien se llame sorprendido. No hubo milagro a cargo de los equipos de .400.

 

Nos quedamos con la duda de si hay que alabar a los Bravos por este resultado. Llegaron a la postemporada a pesar de tener record muy perdedor y de ganarle juego de “!imbo eliminatorio” a los Rojos del Águila de Veracruz, algo como para no poner en el curriculum. Enfrentarse a los Leones fue enviarlos al matadero y tal cual, la profecía se cumplió.

 

Lo de los Tigres se resume en que este año extrañaron a su gran motivador, les hizo falta su pieza clave: sin Roberto Borge perdieron mucho de su esencia.

 

MONCLOVA- Bien hace Gerardo Benavides en echarse la culpa por lo que pasó a los Acereros, fracaso en grande, de esos de época, que en mucho justifica eso de que “volarán gorras” con miras a torneo de apertura 2018. Claro, si acaso un paliativo sería decir que los Pericos están en las finales de zona Sur pero suena a crítica a la multipropiedad. No tiene caso.

 

¿De qué tamaño el fracaso? Desvalijaron a Puebla al soltar a 21 peloteros que llegaron a Monclova, muchos de ellos parte del equipo campeón del año pasado y ¡zaz! Apenas en cuatro juegos ni las manos metieron ante unos Sultanes que se vieron como mucha agua para el arroz.

 

La afición en Monclova tiene todo el derecho de sentirse agraviada. Se crearon muchas y muy grandes expectativas que no se cumplieron. Y aunque no guste el término, no pasar de ahí es fracaso con aroma a fiasco.

 

Y aquí se reitera, la eliminación hace iguales a Tigres, Bravos y Acereros. De la quema se salvan los Rieleros que ellos sí, cayeron con la cara al sol.

 

PREVIEW- Llegan a las finales de zona (¿semifinales, ya en liguilla?) los cuatro mejores equipos de la temporada regular, unos con más descanso que otros y que ponen en la mesa el tema de si la repetición de semifinalistas es signo de algo: puede ir desde que la LMB es una liga muy predecible, si la dominancia cambió de lado o si de plano la mediocridad de muchos ha afectado.

 

Los Leones terminaron la campaña dando tumbos que les valió la regañada y así hayan eliminado en cuatro a los Bravos, como que no es menos de lo que se les augura y casi se les exige. Van contra unos Pericos se terminaron bien, algo en ritmo pero a quienes no se puede dar como mérito mayor eliminar a los Tigres.

 

Vemos una serie que bajo el peso de la lógica, debiera concluir en seis juegos en favor de los Leones pero con el campeón hasta que pierda, así sea con 21 jugadores del 2016 menos. (Y para que Benavides tenga algo de alivio).

 

En la zona Norte, semifinal de morbo: de nuevo los Toros contra Sultanes y aquí pepe Maiz ya empezó la controversia, otra vez aludiendo al tema de los jugadores de doble nacionalidad.

 

Serán juegos a tope, olvidándose que los Toros le ganaron 8 de 9 a los Sultanes en rol regular. Jugarán en los estadios más grandes de la LMB así que ni caso tiene adelantar las Salinas-quotes de la “gran pasión”. ¿O se puede cambiar por el “gran morbo”?

 

No vamos lógica clara, una moneda muy en al aire y peleando por el orgullo. Polr esta ocasión, creemos que en Monterrey se llevará el agua al pato y Joe Corn se sentirá que batió a Villa en Columbus.

 

CAMELLOS- ¿Tiene caso debatir acerca de si equipos armados casi con los mismos jugadores hacen mejor a una liga que otra? El ocio es la madre de todos los vicios.

 

Para lo que sí sirve es para quedar bien con un circuito porque a lo mejor, esta si retribuye la sumisión y el ser tapete alquilado. El periodismo de renta suele generar dividendos.

 

Y es que ahí viene la época “de las secas”, cuando el  fó shou gua (el  “Buddha´s hand melon” que diría Shakespeare) no abunda en tierras beisboleras. Ni al caso.