ADRIÁN Y EL ORGULLO MEXICANO

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

AdGon223 de Agosto de 2017- Buen “torito” acaba de poner Adrián González a quienes por años han renegado de la nacionalidad que ostenta. Recién conectó su hit 2000 de por vida en las Grandes Ligas y ahora veremos si los que haces listas y records deciden ponerlo, o no, como mexicano “nativo”.

 

El doblete de Adrián en contra del derecho Johnny Barbato, de los Piratas, en la sexta entrada del juego del martes vino a ser su imparable 2 mil, máxima cifra de por vida para un pelotero azteca. Y ahí es en donde la puerca tuerce el rabo ya que los ortodoxos y los “escutios” puede y se pongan los moños.

 

También los que andan de la mano de las fobias renegarán, argumentarán que no es paisano y el record no cuenta, haga usted de cuenta que ya los está viendo.

 

Pero a querer o no, una marca que debe impresionar y que mucho ayuda para levantar el decaído orgullo nacional. El propio Adrián se dio tiempo para en redes sociales, expresar su beneplácito: “Un orgullo poder representar a todo México en este gran logro. Gracias a todo el País por todo el apoyo que siempre me han dado. #2000”.

 

Aquí viene ahora una muestra más de la mezquindad con que se arropa el béisbol mexicano, en cuya historia pocos son los grandes personajes que hayan lucido en la Gran Carpa. Querrán negar la gloria compartida por aquello de los chovinismos tontos, necedad que tal parece no es gripa.

 

DATOS- Duchos en las estadísticas, fuentes gringas nos dice que entre los jugadores que al menos han jugado el 75 por ciento de su carrera como primeras bases, Adrián González es el número 35 en alcanzar los 2 mil hits. Más todavía,  es el pelotero 14 con al menos 2 mil hits y 300 jonrones entre los inicialistas con ese 75 por ciento de juegos jugados como primera base.

 

Los datos se irán acumulando y más motivos habrá para la admiración.

 

Por primera vez lesionado en su carrera, el mexicano acaba de salir de la lista de lesionados luego de casi dos meses de ausencia. Su problema, nos dijeron, es con dos discos de la columna vertebral. Tres diferentes doctores le dijeron que necesita operación pero a cambio, ya no podría volver al béisbol.

 

“Adrián no la pensó mucho: jugaré tal vez dos tres o tres años y después veré lo de la operación”, nos dijo alguien cercano al pelotero. Buscará tal vez llegar a 1250 producidas y acercarse a los 350 jonrones.

 

¿Retiro? No por ahora, seguirá de frente. Y así sea algunos no lo vean con el nopal en la frente, seguirá siendo un orgullo mexicano.

 

¿QUÉ NECESIDAD?- No había ninguna necesidad de que previo al inicio de la serie de campeonato de la zona Norte de la LMB, el presidente de los Sultanes de Monterrey, Pepe Maiz, decidiera soltar eso de “Pocho Toros” aludiendo a los Toros de Tijuana.

 

Tan improcedente, inoportuno e imprudente. Que si se trataba de animar el cotorro, eligió mal sus palabras. Otra vez, como en 2016, hace que las cosas se enconen, como no recordando que este tema de los jugadores de doble nacionalidad dio paso al mini-cisma de meses pasados.

 

No es un buen precedente para lo que será  la junta de Septiembre que deba realizar la liga, ya iniciando el “salinato”, siendo parte de una agenda muy cargada con miras al torneo de apertura del 2018. El contratar sin límites y de manera libre a peloteros doble nacionalidad fue acuerdo con vigencia solamente para este 2017.

 

Tan fácil es que todo se dirima sobre el terreno de juego y exacerbando ánimos.

 

TIME-OUT- Se nos fue el día y no se nos hizo leer boletín, tuit o post que seguramente, la Liga Mexicana de Beisbol publicaría para felicitar a Adrián González por su hit 2 mil. Puede que por hacer viaje a Tijuana la comitiva de Javier Salinas se les haya olvidado.

 

Y la ocasión lucía ideal siendo que estarían en el lugar donde Adrián vivió su infancia y buena parte de su adolescencia luego de que sus  padres, mexicanos, decidieron cruzar la frontera para que naciera en Estados Unidos.

 

Ni modo de pensar que no lo felicitan porque para la LMB no es mexicano, muy lejos de suponer que dicho criterio impere en el viejo circuito. Así también, porque no puedan decir que es egresado de ninguna de sus academias, la “oficial” o la de Alfredo Harp.

 

¿Simple omisión u olvido a propósito?