OLVIDO PARA LA GRAN TRANZA

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

QUIROZ22 de Noviembre de 2017- Gracias al estupendo trabajo de la periodista Beatriz Pereyra, de la revista “Proceso”, nos hemos podido enterar del colosal cochinero armado entre las directivas de Diablos Rojos y Tigres, clubes ambos de lo que hoy algunos llaman “antigua LMB”.

 

Cochinero que se ampara en el absurdo “pacto de caballeros” y que se reveló tras la denuncia de Fernando Valenzuela a la hora de comprar Tigres y ver que cinco muchachos que estaban en las listas felinas en realidad pertenecían a Diablos ya que estos no tenían cupo. Los Tigres sirvieron de “bodega” del equipo capitalina, hubo ventas al extranjero y del dinero nadie sabe, nadie supo.

 

Pues ahora resulta que la denuncia, y las obligadas críticas, es cosa de ingenuos, que todo es por cuestión de pegarle al circuito o por hacerle al Faitelson del béisbol. Pose agachuna que lo mismo es “que la LMB no hará nada al respecto” que del afán fregativo del “ni se molesten en buscarle”. Elegantes y finos que son algunos.

 

Tema muy delicado que en otros ámbitos (Ligas Menores, por ejemplo) merecería una investigación que se haría abierta y público pero que en el verano mexicano será opaca y cerrada.

 

Ojalá y que Javier Salinas no se acoja a eso de que “lo que no fue en tu año que no te haga daño”, deje que la pelota ruede cuesta abajo y guarde la escoba para mejor ocasión. Un “mecenicido” no es oportuno ni conveniente, diría el juez de la Tremenda Corte.

 

TORNEO- Alharaca de la buena por la participación de una selección mexicana en un torneo panamericano de béisbol, en este caso llamado Sub-23 y que estará celebrando en Panamá del 24 al 28 de Noviembre.

 

No fue la Federación Mexicana del ramo (que ya casi ni se siente ni se ve) la que ha armado el alboroto sino que el equipo se armó desde lejos para que la LMB lo paseara directamente. El roster estará al mando de Enrique “Che” Reyes. Clichés y lugares comunes de por medio, ya viajó el equipo al país canalero bajo la consigna de primero, calificar en el grupo que le tocó y en el cual aparecen República Dominica, Perú, Costa Rica, Honduras y Panamá. Siendo que califican los tres mejores de cada uno de los seis grupos armados, nos parece obvio que ese primer paso sea dado. Del resto, luego hablamos.

 

Ojala que de esta selección emerjan esas nuevas figuras que tanta hacen falta a nuestro béisbol. Pero que sea por sus logros, no por los apellidos.

 

SATISFIZO- Aún y que no somos fanáticos ni bienquerientes de los juegos de estrellas, reconocemos que fue un buen show el que presentó la LMP el lunes pasado en Los Mochis. Más que disfrutable el juego y antes, un HR Derby en el que el gran protagonista fue el viento, que estuvo todo a favor de los bateadores zurdos.

 

Siguen sin convencernos este tipo de duelos, sea en las ligas que sea, pero al menos en esta ocasión sirvió para alegrar un lunes en que usualmente no hay pelota. Además, el horario estuvo más que decente.

 

Por cierto, no faltaron los que dicen que “no vieron a estrellas” en ese juego, capaz y que les faltó $ustento para ver peloteros de ese calibre.

 

SUERTE- Muy buena noticia que Esteban Quiroz haya sido firmado por los Medias Rojas de Boston y que reciba la oportunidad de probarse en el béisbol de Estados Unidos. Será en 2018 que inicie esta aventura y ojala los patirojos le vean cualidades para al menos empezar en la sucursal triple A, dejando de lado la tradicional carretera que inicia desde la clase A.

 

Pelotero joven,de mucho contacto a la ofensiva y de defensiva sobre el promedio, Quiroz tendrá que trabajar mucho y en serio para que su nueva organización lo vea como candidato al ascenso a las Mayores.

 

Se suma así a la lista de los muchos segundas bases que ha exportado México, lista que inicia con José Luis “Chile” Gómez en 1935.

 

Curioso es que no hayan salido los de siempre con lo de siempre: que fue descubierto por Equis y desarrollado en la Academia Equis, la ya no tan oficial del verano.

 

Y es que no solo en épocas navideñas en el béisbol mexicano le buscan pesebre niño Dios.