LOS CUATRO “FUERTES” EN LMP

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

  

Mayos421 de Diciembre de 2017- Restando siete juegos solamente para que concluya el rol regular, se advierten ya que los equipos a vencer en los playoffs de Enero serán, sin órden específico, los Águilas de Mexicali, los Venados de Mazatlán, los Mayos de Navojoa y poco atrás, los Naranjeros de Hermosillo.

 

Todo, según nuestro criterio, luego de su desempeño y la armazón con los que terminarán la segunda vuelta que viene a ser, ya lo hemos dicho, una virtual “segunda temporada”.

 

Anticipando que los otros dos calificados a postemporada sean Tomateros de Culiacán y Charros de Jalisco, habría que decir que a estos dos últimos no concedemos las mismas probabilidades de éxito que a la cuarteta que mencionamos al principio de esta columna.

 

Puede sorprender que ubiquemos a los Naranjeros dentro del grupo de los cuatro fuertes si es que han tenido un muy flojo desempeño en la segunda vuelta pero su roster, más que los ocho puntos obtenidos en la primera vuelta, hacen peso en nuestra opinión.

 

Todavía queda un hálito de vida para los Yaquis de Ciudad Obregón para poder calificar pero eso no obsta para modificar la visión que por ahora tenemos de que entre Águilas, Venados, Mayos y Naranjeros se ubica “el bueno” para llevarse la gema.

 

Cualquier otra cosa, al menos para nosotros, sería sorpresa.

 

RAZONES- Sorpresa sería que Charros encontrara solidez en el pitcheo o que Tomateros encontrara equilibrio en una ofensiva hasta hoy que llega a lo desesperante.

 

Los de Guadalajara, hacen del bateo su mejor arma pero cojean a la hora de la serpentina. Como los cinco “suspirantes”, han hecho de su casa una fortaleza básicamente por el peso de su line-up, no porque su staff brillen por su efectividad.

 

En el caso de los guindas, no en todos los estadios de la liga podrán ser juegos de 1-0 o 2-1, dejando toda la carga a lo que cuerpo de abridores y relevistas puedan hacer. Además, batallan para quitarse desventajas de encima, así sean de mínimo dos carreras.

 

No vemos en los demás posibles calificados desequilibrios tan marcados y aquí cabe reiterar son que opiniones del columnista. Cada quien con su opinión y su fanatismo.

 

IRRUPCIÓN- Otro tema que camino hacia la polarización es lo relativo a la disputa por la eventual nominación al premio de Jugador Más Valioso, lucha en la cual están inmiscuidos cuatro peloteros que están teniendo campañas sobresalientes.

 

En la visión general estaban José Manuel Rodríguez, Ranzy Arozarena y Sebastián Elizalde aunque no deben dejarse de lado las campañas de Jeremías Pineda y de Chris Roberson.

 

La resolución definitiva vendrá a la hora de que se hagan las votaciones y los periodistas que lo hagan (a conciencia o no) y sepa quien se lleva el pato al agua.

 

Eso sí, no nos escaparemos que hagan acto de presencia los de la secta de la soberbiometría y esparzan sus perlas de sabiduría matemática, hechas estimaciones para que al final digan que andamos arando fuera de la parcela.

 

Y es que desde esa visión, vivir sin WAR es vivir en el error.

 

TITÁN- Los dimes y diretes sobre el caso de Adrián González, aparte de las fobias que genera su nombre en algunos, encuentran sentido si partimos de la base de que el propio pelotero decidió no hacer del 2018 su año de retiro. Evaluación médica de por medio, ve la posibilidad de disparar sus últimos cartuchos el año entrante.

 

Adrián urdió junto a Dodgers y Bravos su eventual arribo a la agencia libre, pactó una salida del cuadro angelino sin heridas y quedó en condiciones  se buscar al mejor postor sin lastimar presupuestos.

 

Pelotero mexicano que quiérase o no, marcó época y tendencias para peloteros aztecas en las Grandes Ligas. Records para jugadores mexicanos nativos o “negados”.