RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

SAMPLE30 de Diciembre de 2017- Terminó el rol regular de la Liga Mexicana del Pacífico, se sacaron cuentas y se aplicaron las cuentas para otorgar premios y castigos. Cañeros de Los Mochis y Yaquis de Ciudad Obregón se llevaron los segundos, seis equipos siguen con vida, llegan los playoffs.

 

Culminó así la “segunda temporada” dentro de la campaña y llegó el momento en que veremos a los aspirantes al título en todo su esplendor, con sus virtudes y defectos, en lo que apegado a la tradición será un mes de Enero en el que es dable vivir los mejores momentos que otorga el béisbol mexicano en materia de espectáculo.

 

Los “cruces” fueron armados con las series Tomateros-Charros, Águilas-Venados y Mayos-Naranjeros, tres buenos agarrones en los que quienes apuesten a la presunta lógica puede y salgan raspados. En sí, más que atractivos e interesantes.

 

Toma de refuerzos ayer y quedan más o menos redondeados.

 

ADICIONES- En el resumen de lo elegido, comentaremos:

 

TOMATEROS- Justin Greene ante lesiones de Noel y Myers.

 

ÁGUILAS- Olmo Rosario agrega un buen bat al line-up.

 

VENADOS- Santiago Gutiérrez relevista zurdo que puede hacer trabajos largos.

 

CHARROS- David Reyes un excelente número 3 de la rotación.

 

NARANJEROS- Le atinaron con Luis Pérez como abridor.

 

MAYOS- Sorprendieron con Leo Heras, teniendo el mejor outfield de la liga.

 

VATICINIOS- Nos habremos de sostener en que en estas series, no vemos a la lógica arrasando.

 

Los Charros aprovecharán su estadio y ganarán la serie en seis juegos a Tomateros, que tendrán que batallar con el “run average”

 

Águilas es el favorito total y pasarán sobre los Venados que aún sin Pineda y Quiroz, serán los “comodines”.

 

Nos gustan los Mayos para que pasen sobre los Naranjeros.

 

De eso sabremos, sí, “hasta” el 2018.

 

POLÉMICA- La última jornada de la LMP dejó para el debate lo sucedido en Culiacán en donde, cetro de bateo en disputa, a José Manuel Rodríguez, el “Manny”, el pitcheo de Tomateros le dio dos bases por bolas y dos pelotazos. Siendo el más cercano perseguidor de Sebastián Elizalde, a la poste “champion bat”, logró que algunos profanos cuestionaran la forma de “impedir” que el “Manny” se acercara al local. Las pulgas se las cargaron al manager Benjamín Gil.

 

En la conferencia de prensa, éste reconoció que sus pitchers no aplicaron la estrategia adecuadamente, es decir, fallaron gacho. Dos pasaportes lanzando ocho bolas consecutivas sin strike de por medio y luego dos pelotazos.

 

La estrategia se vale, las formas se reprueba.

 

Tanto argumentos de defensa como de ataque lucen escasos y muy “chatos”, peor los que acuden al “así es el béisbol” que justifica el valor de la ignorancia supina y de la conveniencia groupie. No es lo mismo pero es igual.

 

Al final, lo que haya sido, queda un mal sabor de boca. “Error de ejecución”, se dirá.

 

ESPEJISMOS- Más que crítica es señalamiento: más nos convencemos que la sabermetría enrola entre sus seguidores a quienes creen que la verdad está de su lado. Que si existen dudas, ellos tienen la respuesta que por suponerse basada en las matemáticas, es la “correcta”. Parecen pues vendedores de culto.

 

Lo mejor de la LMP como tema y determinan en base a estimaciones y ponderaciones a quienes dicen DEBEN ser los elegidos, acudiendo a algunos axiomas como el que los estadios donde juegan como locales “ayudan” a generar números (Manny Rodríguez para MVP o Mitch Lively para Pitcher del año). Intentan vender el “atalaya” en martes y no en domingo.

 

El remate es que si no sale su “gallo” viene la condescendencia, ”es que no saben” o la clásica “no entienden a la sabermetría”.

 

Y uno recordando que gracias al culto, los Atléticos de Oakland desde hace años que no ganan nada.