RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

Villanueva23 de Abril de 2018- Christian Villanueva viene siendo hasta ahora la mejor historia hasta ahora entre los mexicanos que actúan en Grandes Ligas. Junto a él, creemos que Héctor Velazquez y Adrián González aportan también a lo destacable del mermado elenco azteca en la Gran Carpa.

 

Inicio halagador de Villanueva al destacar con los Padres de San Diego, equipo que anda navegando en el fondo del standing de la división Oeste de la Liga Nacional. Un sólido .355 de promedio, 7 cuadrangulares y 16 remolcadas son cifras para ponderar y tomar con la debida mesura luego de que el camino es muy largo.

 

Segundo en bateo, co-sublíder en jonrones, empatado en el quinto lugar en remolcadas, líder en eso que llaman OPS (porcentaje en embasarse más slugging) y entre los diez mejores en OBP. Se ha ponchado en 21 ocasiones en 62 turnos al bat, dato para poner atención.

 

Lo que no se recomienda es poner al tapatío sobre los ladrillos e inflarlo con gas, hay que dejar que pase el calendario para saber si es que lo suyo será (por poner un patético ejemplo) construir un camino cercano al que dejó como legado (sorry) Vinicio Castilla, si es que de ofensiva hablamos.,

 

Porque andarle enjaretando motes y calificativos rimbombantes desde ahora es apostarle a futuros reconocimientos como “padrinos” del chamaco.

 

PANGA- De reconocerse también lo que está haciendo Velázquez con los Medias Rojas, el cuadro que empezó de tan buena forma la campaña. Record de tres ganados sin derrota, un excelente 2.70 en efectividad y apenas tres bases por bolas en 16 entradas dos tercios de trabajo.

 

De alguna manera, lo mostrado por Velázquez hasta ahora nos recuerdo lo que hiciera Alfredo Aceves en 2009 y 2010, éste último jugando para los Medias Rojas, campañas de 10 triunfos actuando mayoritariamente como relevista. Si ese es el rol asignado, adelante, no hay porqué forzar el papel de abridor.

 

Y en el caso de Adrián, acompañando a los Mets de Nueva York en un muy entretenido inicio de campaña, colocándose como líderes de la división Este de la Nacional, ostentando el segundo mejor record de la liga.

 

Han llevado poco a poco al mexicano, 46 turnos al bat en 165 juegos de actividad, apareciendo con su buena defensa en la primera base de manera intermitente y ya con dos cuadrangulares y 11 producidas, siendo el cuarto mejor entre los bateadores del equipo en ambos rubros.

 

Agregaríamos, que lo merece, a Víctor Arano en su papel de relevista de los Filis de Filadelfia, quien en 10 entradas dos tercios ha permitido apenas un hit y recetado once ponches. Todo, se reitera, en inicio de una temporada de 162 encuentros en donde no es conveniente sacar conclusiones por las vísperas.

 

TRONÍO- Vaya fin de semana de pesadilla para el pitcheo en la Liga Mexicana de Beisbol. Fueron 16 juegos en los que nada más se anotaron 315 carreras y se conectaron 528 hits, provocando que en promedio se anotaran 13.12 carreras y se viera 22 hits por juego. Según hace n otra nuestro amigo Javier Aguilar, en sólo 7 juegos no se anotaron más de 10 carreras.

 

No tiene desperdicio subrayar lo anterior luego de apenas se llegó a la mitad del torneo de apertura de este 2018. En lo que resta de la temporada (que termina en Julio) podría armarse un escenario tétrico para los cuerpos de lanzadores que bien se refleja en el promedio colectivo de carreras limpias: ¡5.27!, evidentemente muy elevado y que se contrasta con el .297 colectivo. El equipo líder en PCL son los Tecolotes de Dos Laredos con 4.37, cifra que no tiene nada de presumible.

 

El tema se presta para armar escenarios de cómo serán las cosas en el torneo de clausura luego de que presumiblemente, no habrá ni tiempo ni espacio para reforzar los cuerpos de pitcheo de los 16 equipos.

 

Y ya no hablemos de lo que produce la falta de buen pitcheo a la hora de calificar al producto. Explicarle a japoneses, samoanos y aldeas aledañas el 23-4 de Toros de Tijuana a los Generales de Durango y el 23-5 de los Tecolotes a los Algodoneros de Unión Laguna.