RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos


Edio cancun17 de Mayo de 2018- Sesión en pleno de presidentes de clubes de Liga Mexicana, años mozos del siglo XXI, y en la agenda estaban temas “de reglamento”. Los directivos de rancia antigüedad, todos, volteando para ver a Roberto Mansur mientras alguien adelantaba: “aquí el reglamento es Roberto, lo que él dice eso se hace”.

 

Hoy esa manera de interpretar y ejecutar el reglamento de competencia está en el olvido y más aún, parece ser que no hay quien sepa interpretarlo y ejecutarlo. Al menos esos son los indicios que se dejan ver.

 

Cambios de horario a contentillo de un club , en plena recta final del torneo de apertura, rebasando lo estipulado en cuanto al tema en el reglamento vigente. Desde la presidencia de la liga, aprobación casi en automático que sienta precedente.

 

Luego, de origen, el absurdo acuerdo tomado en el sentido de que a partir de este año, el sistema antidoping queda en que cualquier sanción al respecto, cualquier positivo, con 5 mil dólares se arregla. Se “limpian” pelotero bajo la poco módica tarifa de 90 mil pesos. El reglamento queda muy en el olvido, acompañado por la moral y la ética.

 

Ya de remate, un incidente derivado de factores ajenos al club local (Tigres) hizo que se suspendiera el tercer juego de su serie ante los Diablos. Protección Civil fue la autoridad encargada de suspender el juego de pelota, protegiendo la integridad de aficionados y protagonistas, dándose por sentado que prevalecería el resultado, favorable a los felinos, luego de que era ya juego legal.

 

Pero, ¡oh sorpresa!, la presidencia de la LMB invocó al famoso reglamento para determinar que el juego estaba cancelado y por tanto, hagamos de cuenta que no pasó nada: nadie ganó, nadie perdió.

 

Queda la percepción de que definitivamente, el reglamento no se les da.

 

GAZAPO- En cambio, lo que parece que sí se les da en LMB es algo parecido a la soberbia o, matizando, a la altanería. Cuestión de ver como en apenas horas, se vieron forzados a meter reversa en la virtual decisión que tomaron con respecto a la acreditación de scouts al Juego de Estrellas de la academia de El Carmen.

 

Muy en su derecho de dejar la puerta abierta o no, a quienes acuden para checar si es que la Academia ha logrado al fin generar el producto excelso que la propaganda marca. Porque desde hace años, lo que se exportan no son “académicos” sino egresados de ligas infantiles.

 

Pero lo chueco estuvo a la hora de anunciar que no acreditarían a scouts de la LMP, sin más razones que un supuesto consenso, que curiosamente se desconoció horas más tarde, en gesto con aromas de condescendencia.

 

Hace tiempo que la LMB ha vetado el arribo de scouts de la LMP, acuerdo tomado en lo oscurito a raíz de racionales que devienen del antagonismo que se ha impulsado desde la presidencia del circuito. Antagonismo que se ubica en la frontera con la soberbia.

 

SUEÑO- Bueno, vía twitter nos pudimos enterar que la llega de una mujer umpire al béisbol profesional se debe traducir como el sueño cristalizado.

 

Javier Salinas hizo saber que hace más un año soñó con que una mujer actuara como umpire en la LMB, que trabajó para ello y el pasado martes, al aparecer Luz Gordoa en el Diablos-Guerreros, aquella imagen onírica se hizo realidad.

 

Buen detalle, relevante, que va más allá de lo mediático o como punto de atracción para conocer gente a los estadios.Ojala y que tras Luz Alicia lleguen muchas más.

 

Tal vez Salina soñó también con que el estadio de Villahermosa convocaba multitudes y por eso su tuit de felicitación por lo que llamó “gran entrada” al estadio “Centenario” el miércoles. Claro está que hable de los Olmecas presumen “gran promedio” de asistencia en el torneo de apertura puede sonar algo exagerado: 3385 aficionados por juego no es para el “gran promedio” que se le endilga aunque, claro, si se recuerdan los 1437 de 2017 pues…