RINCON BEISBOLERO
Por: José Carlos Campos
agonzalez

DECISIÓN- Adrián González se encuentra muy relajado, en el reposo forzado a que lo obliga la decisión tomada hace unos días por los Mets de Nueva York de dejarlo en libertad. Si le llega una oferta, que sea de un club del oeste de Estados Unidos, sino, el retiro.

Su salida de los Mets, se entiende, deriva de lo que se presume es la rendición del club neoyorquino en la actual temporada. Lesiones y demás los mantienen lejos del pleito así que desde ahora, reajustaron el roster en base a lo que se les está “cociendo” en las Menores. Ahí, el sacrificado resultó Adrián.

Fuentes muy cercanas al pelotero nos dicen que físicamente se encuentra bien, tanto así que el propio Adrián lo reconoce, “como si no tuviera dolor en la espalda”, ha dicho. Así también, reconoce que su edad fuerza decisiones de los clubes, tal y como aconteció con los Mets.

Que si le llega lo que sería la tal vez una última oferta de un club ligamayorista, nos dicen, no quiere que sea de alguno ubicado lejos de su residencia en San Diego. Que si no llega la oferta, entonces anunciaría el retiro sin prurito alguno.

Esa es la situación del último gran estandarte del béisbol mexicano en el mejor béisbol del mundo.

DEBATE- En paralelo a la situación de Adrián, surgen las voces que recuperan el falso debate sobre sui nacionalidad. Retoman el terrible concepto de “mexicano nativo”, con lo cual tratan de reconocerlo como “no mexicano”. Una total aberración.

Y es que estando a solo tres jonrones del record de más jonrones conectado por un mexicano en Grandes Ligas (Vinicio Castilla, 320) alegan que ese record “solo puede ser superado por un mexicano ”nativo”. Así de conveniente puede ser la memoria colectiva.

Un falso debate tan tramposo como conveniente, capaz de generar enconos como los vistos en LMB y propicio para que se busque el “ruido” por ser tema “innovador”.

BRONCA- Tan bueno el juego en Tijuana como escandalosa la bronca que se dio entre Sultanes y Toros en el cuarto choque de la liguilla LMB. Una barrida de José Guadalupe Chávez en home, afectando la humanidad del cátcher Angel Chavarín, desató el clásico vaciado de bancas y que se soltaran dos que tres mamporros.

Nada de qué asustarse ni porqué rasgarse las vestiduras, tan viejos los pleitos beisboleros como el deporte mismo y que además, se reitera como tema cansino sobre el cual comentar.
Que “afea” el espectáculo, de acuerdo; que no va de acuerdo con el espíritu deportivo, de acuerdo; que no es buen ejemplo para niños y jóvenes, de acuerdo, pero que las broncas han sido, son y serán parte del juego, de acuerdo.

Corresponde a la LMB determinar si hay o no las sanciones que correspondan y si se van a la congeladora algunos peloteros o no. Pero de eso a echarse ceniza encima y crucificar a mansalva, de plano no.

Los juegos de liguilla conllevan pasión intensa, adrenalina y ni modo de que quienes lo juegan lo hagan a pecho frío.
Ya veremos.

ASOMO- Muy delicada la información que nos llega acerca de lo que se está “cocinando” en Grandes Ligas y que tiene que ver con el proceso de exportación de peloteros mexicanos a Estados Unidos.

A reserva de lo que acopiemos de información, podemos adelantar que entre otras consideraciones hay ya amenaza de veto permanente a algunos “quienes” a los que se acusa de haber actuado con poca propiedad a la hora de enviar jugadores al otro lado.

Días más y publicaremos más al respecto.