RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

DRAFT LMP 118 de Julio de 2018- Hoy se efectuará en Hermosillo el Draft 2018 de la Liga Mexicana del Pacífico, evento único en su género en nuestro país y que por muchas razones año con año cobra especial relevancia. Muy particularmente, el de este año contiene una alta dosis de interés luego del encontronazo de Grandes Ligas con la Liga Mexicana de Beisbol.

 

Evento que nace en 1992 y que paulatinamente la LMP ha ido arropando para hacerlo el segundo acto de importancia a nivel institucional. Ha sido la mejor manera para encontrar el justo equilibrio competitivo entre los equipos contendientes y al mismo tiempo, de hacer un reparto equitativo del talento nacional que se incrusta en los rosters.

 

En el “pool” entran lo mismo los jugadores jóvenes que andan en academias que aquellos que andan en Estados Unidos luego de ser vendidos sin haber sido desarrollados en México. Se les atrae para recibir el chance de participar en la liga de mayor nivel a nivel nacional y así aspirar a ser vistos en el gran escaparate que representa la pelota invernal.

 

Además, los clubes mueven sus listas de reserva bajo criterios de cuidada selección, sabiendo que lo que dejan ir puede ser tomado por sus rivales y así fortalecerse. Eso, por sí mismo, incrementa el interés.

 

Aquí es cuando uno observa realmente si es que existe potencial que de vida al llamado “relevo generacional” en el béisbol mexicano.

 

ASPIRACIÓN- Aquí es cuando se retoma la vieja aspiración porque algún día pudiera celebrarse en México un draft de peloteros “amateurs”, que eso que llaman federación Mexicana de Beisbol (en unión con las muchas academias que deben existir) armaran un evento similar en el cual el sector profesional pudiera surtirse.

 

Sueño guajiro que ahí permanece. Por si algún día.

 

ACLARACIÓN- Por cierto, la propia FEMEBE tuvo que salir al quite para aclarar el tema del ”baje” de Jesse Castillo de la selección que se armó para los juegos Centroamericanos.

 

El comunicado lo dice con toda claridad: entre la federación, la LMB y el cuerpo técnico del equipo hicieron una batea de babas, se dio una singular “falta de comunicación” que hizo que el pelotero finalmente no formara parte del seleccionado.

 

Fue convocado, el club Acereros pidió permiso para que se uniera el día 16 de Julio y resulta que esto “no fue notificado a las partes” y por ello Castillo fue dado de baja. Peor que eso, imposible y peor para los sicarios que aprovecharon el desaguisado para pegar porque no le spagan.

 

EQUIDAD– La sinaloense Luz Alicia Gordoa será recordada en el futuro como la primera mujer umpire en nuestro país hito al que se une, como siempre, el hecho de que los pioneros tarde que temprano pagan un precio. Lo suyo, lo de los pioneros, generalmente no es el éxito sino quedar en lo anecdótico.

gORDOA2

 

Buen y trascendente paso el que dio la Liga Mexicana de Beisbol al llamar a Gordoa a sus filas y vestir su llegada como un presunto paso adelante en la conquista de la equidad de género, con todo lo que ello representa. Se reconoce el hecho pero en sentido contrario, mal se hace en aferrarse a tratar de “vender” la irrupción de una mujer en el béisbol como “gancho” publicitario, a casi hacerlo como un atractivo para jalar gente a los estadios. En lugar de hacer sentir que es un acto de justicia social todo queda en cual si fuera un acto circense.

 

Habrá que dar tiempo a que primero, Gordoa muestres aptitudes y facultades, que no por ser mujer y decir que “convenció a Javier Salinas” se debe suponer que cubre el perfil. Dejemos que expertos en ampayeo (excluidos los periodistas que creen serlo) nos digan si efectivamente se le puede augurar un buen futuro y si es que se puede esperar permanencia en un medio en donde predomina la presencia masculina. Dicho sea esto a manera de alusión al hecho de que “machismo” de por medio, las valoraciones pueden ser sesgadas.

 

Para buscar la trascendencia de la llegada de Luz Alicia Gordoa se deberá apostar a que en el futuro lleguen más mujeres y que esto en lugar de ser “fenómeno”, sea realidad. Si no, de vuelta a la anécdota.