RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

ROsuna31 de Julio de 2018- Tal y como algunos avizoraban, los Azulejos de Toronto no la pensaron mucho para deshacerse de Roberto Osuna, metido en serios problemas legales de los cuales, supuestamente, debe salir en estos días. El mexicano aterriza en Hoston, con los Astros, inmerso en la polémica.

 

No habrá para Osuna el cálido recibimiento de parte de sus nuevos compañeros, sabido esto luego de leer las declaraciones que han hecho ya jugadores como Justin Verlander o Lance McCullers. Ambos se manifestaron en el reciente pasado en contra de la violencia doméstica, delito por el cual se metió en líos el mexicano.

 

En lo deportivo, sí, los buenos augurios luego de que llega a un equipo competidor, campeón en 2017, con cara de nuevamente monarca de liga y sobrado en su roster al cual le hacía falta, precisamente, un buen cerrador. El reto en sí, y la oportunidad, lucen excelentes para Osuna, se abre un panorama muy interesante.

 

Para los Astros, un pelotero mexicano que atraiga mercado, para ayudarlos a echar raíces y todo lo inherente a ello. Como si hubiera sido el trato perfecto.

 

Pero en el fondo de esto, lo más acentuado de la doble moral norteamericana: el club que en 2016 (vía su política de “cero tolerancia”) dio de baja al prospecto Danry Vasquez por golpear a su novia, ahora recibe a quien aún no sale del juicio que se le lleva a cabo por la misma felonía de violencia doméstica.

 

FELPA- A quien de plano le ha llovido en su milpa ha sido Jeff Luhnow, el gerente de los Astros. Las pedradas le han caído desde todos lados y direcciones, los principales columnistas beisboleros de Estados Unidos le están reprochando fuerte el mensaje con el que anunció la llegada de Osuna a Houston.

 

El columnista Buster Olney, de ESPN, escribió: "Osuna no ha hecho nada por aceptar públicamente su responsabilidad por lo que pasó. No ha habido reconocimiento de sus acciones, ninguna disculpa, ningún reconocimiento de culpa. Osuna no ha sido transparente en absoluto y cuando su suspensión fue anunciada, su abogado dijo a los reporteros que su aceptación de la suspensión no era una admisión de culpa, fuera lo que pasara".

 

Y sobre eso, argumenta que Luhnow no menciona nada, no refiere y se salta aquello que parecía ser regla inmaculada de los Astros: la Cero Tolerancia.

 

Estando así el ambiente, no queda de otra para Osuna (y para su nuevo club) que asumir el riesgo, de ponerse a trabajar en lo deportivo y la parte personal: ponerle un orientador al pelotero, ayudarlo, vigilarlo y contribuir a que su crecimiento como pelotero sea también como ser humano.

 

Entonces todo habrá sido un negocio “ganar-ganar” para todos.

 

¿ENTONCES?- Desde la especie de ostracismo en donde se le ubica desde hace rato, el presidente y exCeo de la Liga Mexicana de Beisbol aparece en twitter para felicitar a la selección mexicana que fue a los Centroamericanos por el cuarto lugar obtenido y por alcanzar un boleto para el “repechaje” que se efectuará para ver quien va a los Panamericanos de Lima 2019.

 

Días antes, la propia LMB tuiteaba que se había logrado el quinto puesto pero llegó la forzada corrección (por aquello de la imagen) para hablar de una cuarta posición con la que se evade el “no se logró medalla” y se le huye al forzado análisis que obligaría a su vez a la autocrítica a la que se le teme tanto como a las solicitudes de saldazo Oxxo de “Lord Gallinas”.

 

Creemos que nuevamente, la LMB le da vueltas a los temas torales, que se pasa de tueste con los matices e intenta verla la cara de paisano a los aficionados al béisbol. El miedo a una presunta autoinmolación, a hacerse el “harakiri” reconociendo “lo feo” o lo no grato los hacer acudir al expediente de mejor sacarle al bulto y acudir a los eufemismos que seguros ellos, “la afición se cree”.

 

Vamos, algo así como sentirse seguros de que ganarán el Oscar al mejor maquillaje del año.