RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

SER CAR MODIF31 de Agosto de 2018- El anuncio de que Colombia, Panamá y Nicaragua han sido aceptados como nuevos integrantes de la Confederación de Beisbol Profesional del Caribe no vienen sino a cristalizarla idea que desde 2002 se viene cocinando en el seno de la Confederación.

 

Por el momento, no se determinó en qué calidad de integrante serán integradas las ligas de dichas naciones, esto es, si de socios permanentes, afiliados o invitados (como lo es Cuba), pero de que ya están adentro, ya lo están.

 

Fue hace diez y seis años que se presentó la propuesta para realizar la expansión de la Confederación. En ese 2002, en San Juan, Puerto Rico, fue don Juan Manuel Ley López quien presentó la iniciativa que se mantuvo “congelada” luego del rechazo en ese tiempo de dos presidentes de liga, quienes se mantuvieron reacios a todo cambio.

 

En ese entonces la propuesta presentada por don Juan Manuel fue que: “Se aumente la membresía de la Confederación a través de la aceptación a Cuba, Colombia, Panamá y Nicaragua y Cuba y que esta aceptación sea en calidad de Asociados “Formales o Adherentes. El aumento a la membresía anticiparía eventuales ausencias (Como pasaría después con Puerto Rico, en 2008)”.

 

El ya desaparecido directivo razonaba: “debemos dar un plazo de maduración para que las ligas de dichos países se fortalezcan, realmente se profesionalicen en todos los sentido y gradualmente se erijan como nuevos y sólidos atractivos de nuestro evento principal: la Serie del Caribe”.

 

Casi dos décadas después, el proyecto presentado por el recordado empresario se hizo realidad.

 

LAPSO- Aún congelada, la iniciativa se mantuvo latente y aún más, a punto estuvo de cobrar vigencia cuando la Serie del Caribe de Venezuela 2006, la Serie del Caribe se efectuó en dos sedes, Valencia y Maracay.

 

En la propuesta original se consideraba que la Serie del Caribe se jugaría entre seis equipos (Cuba ya ”sembrado”),dejando que se celebre una ronda previa de clasificación entre Colombia, Nicaragua y Panamá. Esto será bajo el formato que la propia Confederación establezca.

 

Para los que se preocupan por el formato en que deban realizarse las futuras Series del Caribe (del 2020 en adelante), recordaremos las premisas que se establecieron en la propuesta de don Juan Manuel Ley: 1, que la Serie se realice en una ciudad Sede y una ciudad Subsede; 2, que correspondá a la Liga del país local determinar las ciudades sede y subsede del evento y 3, que en cada una de las ciudades vean en acción a todos y cada uno de los 6 participantes.

 

Así, al aumentar el número de equipos, aumenta también el rol de juegos: de 12 actuales a 16 bajo el nuevo formato; en la ciudad Sede se realizarían 11 juegos (10 en ronda Clasificatoria y el Juego de Campeonato), esto realizándose 2 juegos por día (jornadas dobles) mientras que en la Subsede se llevarían a cabo 5 juegos de Ronda Clasificatoria, un partido diario.

 

MODOS- Vistas así las cosas, todo se resumiría a que el serial se podría desahogar en 6 o 7 días, máximo. A que la ronda clasificatoria se podrían enfrentar Todos contra Todos para que el juego de campeonato lo protagonizaran los dos equipos con mejor record. En caso de empates, se aplicaría lo establecido en el Artículo 6 del Reglamento de las Series del Caribe.

 

De entrada, la idea entusiasma y ayuda a entender de mejor manera los ánimos de modernización de la Confederación. La idea no va sola ya que se acompaña de una especie de reconversión en materia de comercialización que ayudará a que cada país sede no sufra a la hora de hacer cuentas: la intención es que la Serie del Caribe se convierta y afiance como evento autofinanciable.

 

La noticia por sí debe generar altas expectativas en la región, no solo en los países aceptados como nuevos integrantes. Creemos que se trata de un muy vigoroso golpe de timón para el béisbol de Latinoamérica.

 

Y será la única expansión que se registre. Ni una liga tiene en la mira crecer y hacerse más “grandota”. Ya vieron que en verano el “gigantismo” no es camino al éxito.