RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

EDIO3 de Septiembre de 2018- El final del torneo de clausura 2018 de la Liga Mexicana de Beisbol, la segunda temporada en el año del viejo circuito, llega bajo la esperanza de que por lo menos, pueda celebrarse el juego de “limbo eliminatorio” en la zona Sur. No falta quien piense que con eso se justifique en parte los adjetivos de última hora para el torneo.

 

Nos referimos a eso de “emocionante”, “apasionante” y hasta el “épico” que alguien seguro buscó buscó en el diccionario.

 

Mientras que en la zona Norte las cosas se definieron hace rato, con la esperada calificación de Acereros, Sultanes y Toros además de los Tecolotes como ”adendum”, en la zona sureña se aspira a que entre Bravos de León (actualmente en el cuarto puesto) y quien sea que le siga (Guerreros, Tigres, Piratas) haya tres o menos juegos de diferencia.

 

Así podría surgir un factor para hablar de que el torneo creó expectativas “hasta el último minuto”, que mantuvo en suspenso a media liga y se olvide hablar de que ha sido una campaña desatendida por los aficionados.

 

Solamente cuatro de las 16 plazas terminarán con promedios de asistencia superiores a los 5 mil fanáticos por juego, ninguna con promedio de dos dígitos y mostrando a solamente tres ciudades con incremente con respecto al torneo de apertura.

 

Y eso de que Campeche termine el rol con promedio de 855 aficionados por juego es una “primera vez” más que dolorosa y significativa.

 

VÍSPERAS- Viendo hacia lo deportivo, lo interesante será ver quién de entre Sultanes y Toros será el que enfrente a los Acereros en la final del norte luego de que ni quien piense por ahora que los Tecolotes pasarán sobre el cuadro de Monclova.

 

En la Sur, Leones, Diablos y Pericos peleando por el liderato, situación interesante luego de que ahí sí, el equipo que llegue como cuarto calificado se verá como el eslabón más débil.

 

INDIVIDUAL- Queremos suponer que la LMB ya puso en marcha la maquinaria para la votación para elegir a lo mejor de este torneo de clausura.

 

Para nosotros, no están muy claros los racionales de ciertas nominaciones y pondríamos de ejemplo lo que será la disputada para Manager del Año (torneo). ¿Acaso será entre Felix Fermín (Tecolotes) por haberlos calificado, Luis Carlos Rivera si califica a Bravos o a Sergio Omar Gastelum si logra llevar a los Guerreros a la calificación, olvidándonos que sería con marca perdedora?

 

Tal vez lo más sencillo y directo sea darle el premio a Pedro Meré por tener tan bien aceitada al trabuco monclovense.

 

O platiquemos acerca del jugador más valioso, ¿hay quien cubra el perfil para pensar en él de manera automática?

 

Porque si se trata de sentido común y simple “lógica beisbolera” uno elegiría a Francisco Peguero, de Acereros, con cifras de .367, 13 jonrones y 57 producidas que más que “decentes” son números extraordinarios que en mucho ayudaron a la notable campaña de su equipo.

 

Ya sabremos.

 

CURIOSO- Creyentes firmes de la por ahora peregrina idea de que Guasave sí regresará a formar parte de la LMP, no han faltado los publirrelacionistas (también se dicen periodistas) que han aprovechado la recta para acomodar a Tijuana como “pareja” a la ciudad sinaloense. Incluso, desde ya colocan a la urbe fronteriza como la “el “match” ideal cual si fuera un reality show.

 

En el fondo del tema, latente, el dilema de pensar de si los ahora agente de RRPP lo hacen por iniciativa propia (facturar todo el año, you know) o si son heraldos enviados para hacer imagen.

 

Pero también la idea que subyace de si la idea es con el fin de anunciar una eventual salida de la plaza de la LMB o patentizar su tesis de que en la frontera se puede sostener béisbol todo el año.

 

Por ahora, resulta entretenido atestiguar tanta maroma mental y las “patinadas” que se dan cuando chocan de frente a realidades que en el mundo de los “hacedores de imagen” no son sino “simples contingencias”.