sercar8928 de Septiembre de 2018 (JCC-ERB)- Fue Emilio Arriaga, entonces periodista de primera plana de “El Diario de Sinaloa”, quien se acercó al grupo que en ese momento traía como tema de plática el béisbol. Solo observaba y escuchaba pero al notar el interés y pasión con la que se polemizaba, se atrevió a intervenir: “¿no te animarías a escribir eso de lo que estás hablando?”.

Eso fue un martes 29 de Septiembre de 1988, en las oficinas de la subsecretaría de Turismo del gobierno del estado de Sinaloa ubicadas en la Unidad Administrativa en Culiacán, hace treinta años. El reto era escribir una cuartilla de un tema beisbolero, entregarla a Arriaga y listo.

Sentado frente a una máquina de escribir mecánica, el columnista decidió escribir sobre lo que en ese entonces sucedía en Grandes Ligas, a teclear sobre las campañas de los líderes de la Liga Americana, Boston y Oakland; de la Liga Nacional, Mets y Dodgers. Eran años en que cada circuito tenía solamente dos divisiones, la Este y la Oeste, 26 clubes en total.

Escrito en la que se alabaron las actuaciones de José Canseco, Kirk Gibson, Frank Viola y Orel Hershiser. Peloteros personajes de esa temporada de 1988.

Arriaga no solamente la leyó sino que se la llevó al director de “El Diario”, Jorge Luis Tellez, quien sin aviso alguno decidió publicarla. Así el 30 de Septiembre de 1988 apareció por primera vez “Rincón Beisbolero”, hace apenas tres décadas. Cosas para recordar, la columna salió firmada por “Yei-Ci-Ci”.

Fue así como nos integramos al equipo de trabajo que formaban el jefe Rodolfo Uriarte, Juan Estrella, Francisco Javier Machado y Eloy del Campo. Épocas en que en la redacciones el papel “revolución” era el que rifaba y las máquinas mecánicas eran de uso común.

Por alguna extraña coincidencia, fue ese 30 de Septiembre que surgió quien dentro de la familia continuara la tradición iniciada por Fernando Manuel Campos, “Fray Kempis” en 1909 en el “Universal Gráfico” y luego por Roy Campos Patterson en diferentes medios de Culiacán.

Si primero fue el “Rincón de Fray Kempis” del abuelo y “Mi Rincón” del papá, ¿por qué no hacer el Rincon Beisbolero del sucedáneo?

Ha sido una larga jornada, tan larga como satisfactoria, (desde el telex, al fax, al email): El Diario de Sinaloa, El Sol de Sinaloa, la gran cadena El Debate (Culiacán, Los Mochis, Mazatlán, Guamuchil, Guasave), corresponsal de “Esto” y columnista del portal deportivo TiempoReal.mx.

Hemos publicado en diferentes medios escritos y digitales, el “Rincón” ha viajado y se ha dado a conocer, mal que bien.

El columnista ha presentado dos ensayos sobre periodismo deportivo para la Universidad Iberoamericana de México, mismos que fueron publicados por la Red de Periodistas Deportivos de Latinoamérica.

Además, la columna trascendió y aparece a diario en el portal www.elrinconbeisbolero.com así como de la estación de radio digital El Rincón Beisbolero Radio.

Llegamos a la profesión tras muchos años de vivir “pegados” prácticamente al béisbol, con las raíces familiares unidad estrechamente a este deporte. El abuelo viviendo y siendo parte de la era “Pasqueliana” de la liga Mexicana de Beisbol, siendo anotador oficial, traduciendo las reglas, firmando peloteros fuera del país. El padre siendo cronista de radio cuando la fundación de la Liga de la Costa del Pacífici, del Noroeste, de la Sonora-Sinaloa hoy LMP y siendo quien de la mano llevara al columnista al estadio “Angel Flores” un octubre de 1965 a ver su primer juego de pelota en vivo.

Los recuerdos y memorias de las tres décadas ejerciendo el periodismo no caben en la maleta de vida.

En Febrero de 1989, la primera Serie del Caribe a la que dimos cobertura, celebrada en Mazatlán, viendo en acción a Joe Girardi, Ken Caminiti, Sammy Sosa, Nelson Liriano, Matías Carrillo, Phil Stephenson, Ron Washington, Houston Jimenez, Gerónimo Berroa, Al Newman, Carlos “Café” Martínez, Gus Polidor, etc.

Apenas novicio en estas lides, en 1990, a finales de Septiembre, tuvimos la visita desde la ciudad de México de quien se presentó como emisario de Alejo Peralta para entregar el mensaje de que “se había enterado el zar de las críticas en su contra”. Parte de lo anecdótico, más tarde recibiríamos un mensaje similar del nefasto Alonso Pérez.

El recorrido incluye, los años de estancia en otras ciudades, en otros estadios. Cuando en el entonces DF y las reuniones de viernes con el grupo de periodistas que encabezaba Gonzalo Camarillo, de visita en el departamento de la calle Zempoala; la visita que le hicimos al siempre líder histórico de la ANABE “Abulón” Hernández, atestiguar como se arreglaban juegos en la LNB, las indagaciones sobre cómo se apropiaron de los archivos de “Fray Nano” y se torció la historia del la LMB; las maromas y tranzas en el tráfico de franquicias; el relevo de Arturo León Lerma en la LMP; una entrevista con Roberto Mansur; convenciones de béisbol y ver como Mike Brito hacía del “bluff” su arma de venta; la defenestración de Treto Cisneros como “zar” de la LMB; las auditorias que se le hicieron y sus reultados; la lista de periodistas “chayoteros” que se conserva archivada; los intentos de chantaje de una liga a otra y varios detalles más que hemos podido compartir con el lector.

Hemos podido a conocer a quienes hemos visto y nos ven como colegas, A varios hemos admirado, a otros los conocemos. Pero no los hemos topado.

Como recuerdo, solo lo publicado. No tenemos “souvenir”, pelotas o bats autografiados o fotos con peloteros. Hemos tenido en suerte ver en acción a cientos de peloteros, cercanía con varios, trato personal con muchos hoy “ex”. Siempre presente el que lo único que le queda al periodista es el buen nombre, el prestigio. Lo de más es lo de menos.

Sí, ha sido una trayectoria tan divertida como aleccionadora. Aquí seguimos, aquí andaremos. Esto se vuelve más que una vocación, una pasión.