RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Guty4 de Octubre de 2018– Se puede decir que dentro de las malas noticias surgen otras que sin ser buenos o mejores, al menos ayudan a matizar escenarios. Ese el caso de la Liga Mexicana de Beisbol en donde tras conocer que había otro combo multipropiedad ahora surge la versión que de que rompe uno de los combos hasta hoy existentes.

Los Pericos de Puebla, hermanos menores de los Acereros de Monclova, siempre no se irán a Ciudad Juárez, con todo y que parecía estar apalabrada la mudanza. Le salió postor a Gerardo Benavides y nadie que se sorprenda si se dice que el comprador es nada menos que ¡en nuevo gobierno de Puebla! ¿De Guatepeor a Guatemala, o cómo era?

Los reportes que obtuvimos es que la familia que llega al poder estatal, allegada a Rafael Moreno Valle, es la que está haciendo las gestiones, ya cerraron el trato y por ahora lo que buscan es quien aparezca al frente del supuesto grupo comprador. Es decir, los prestanombres al servicio de la causa.

Las bandas de la carambola:

Se acabó la multipropiedad, qué, bueno.

Otro club más movido con dineros públicos, qué malo.

Se retiene la franquicia en Puebla, qué bueno.

Otro club movido con ritmo burocrático, que malo.

Ahora, veremos cómo se da a conocer esta información y cómo se maquilla, partiendo incluso desde que la LMB informe y que seguramente hará desde esa tenue línea (a veces invisible) a la que llaman “transparencia” y que guardan en el baúl de la “integridad”.

Así van las cosas: entre lo subsidiado y la multipropiedad. Ni interés hay en eliminar la carcoma.

SITUACIÓN- Se empató la serie final del torneo de clausura de la LMB en un juego que puede ser el “break” que definas muchas cosas. Ganaron los Sultanes 7 por 6 con par de jonrones en la novena entrada.

De lo que pasó, todo normal, todo dentro del presupuesto pero obvio que no quedan satisfechos quienes en este caso, se sienten agraviados si se mencionan que no están dentro de su “presupuesto mental”.

Dos outs en ese noveno rollo, el taponero de los Guerreros es Carlos “No hay más” Félix quien recibe sencillo de Ramiro Peña. Salta desde la casera el manager Sergio Omar Gastelun para platicar con su pitcher y por más que resulte obvia la charla (situación de posible empate, con bateador de poder y lanzador muy jóven) nos queda la duda de su dicha plática la pudo tener el cátcher, no el manager.

Acto seguido vino cuadrangular de dos carreras de Agustín Murillo para señalar la igualada y apenas después, batazo de similar calibre de Félix Perez para hacer ganar a Sultanes.

Nadie que diga que hay “sospechas” por la plática de Gastelum con su pitcher sino el momento en que esta se dio. Queda la duda de si la visita al montículo pudo haber sido tras el batazo de Murillo (“ya nos empataron, ni modo, no dejes que nos gane el que sigue”). Eso es todo, lo sucedido ya sucedió.

Cada quien a entender y explicarse el béisbol muy a su gusto. Pero de eso a que surjan los extremistas para descalificar porque esa no su visión hay mucha diferencia. No importa si se es el “tarolero” mayor del cuadro derrotado y se liquidan las ganas de verse inmortalizado enfoto mostrando abrazo con Alfredo Harp. Ni modo: a tragar el sapo y no hacer gestos.

Creerse y actuar como los “Juanes Escutia” de la pelota no da méritos en campaña, que de todos modos la tarola se queda.

VATICINIOS- Cerveceros y Dodgers para disputar la serie por el campeonato de la Liga Nacional mientras que Indios y Medias Rojas por la liga Americana, esos son nuestros “picks” previo al inicio de las series de postemporada de Grandes Ligas.

Todo dentro del margen de error existente luego de que a excepción de los Bravos ante Dodgers, los rivales en turno tienen todos los recursos para hacer que nuestros dineros timen mal destino.

Esto es, Rockies, Astros y Yankees pueden salir rompequinielas, por lo menos las nuestras.

Suerte para todos.