RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Perez Diaz15 de Octubre de 2018– El béisbol de invierno ya inició y mientras que se desgañitan los “haters” que surgen por estas fechas, por demás interesante resulta analizar los ecos de las jornadas inaugurales de la LMP. Tal vez lo más importante sea preguntar ¿a qué y por qué vino a esta zona un vicepresidente de MLB?

Presente en Culiacán, Los Mochis y Mazatlán estuvo Jorge Perez Díaz, asesor legal y ahora encargado de los asuntos internacionales de las Grandes Ligas. El boricua fue enviado de Rob Manfred y en su carpeta de trabajo, bastante abultada por cierto, temas que no se hicieron públicos y de los cuales venía bien aleccionado por su antecesora Kim Ng. Perez Díaz quiso estar en Los Mochis y Mazatlán, atestiguando el surgimiento de los dos prácticamente nuevos estadios además de conocer de cerca la región de mayor producción de peloteros en México.

En el béisbol como en política no existen las coincidencias. La de este alto ejecutivo no fue ocurrencia no cortesía de mera fórmula. Es cosa de sumar A más B para que resulte C. Pensar que “algo” se está cocinando entre MLB y la LMP no resulta descabellado, menos si se recuerda que en sus breves declaraciones, muy políticas por cierto, el VP de Grandes Ligas mencionó esperaba que las cosas en el país “llegaran a un acuerdo”.

El mensaje que se puede encontrar ahí es que alguien debe poner sus barbas a remojar, que se cerraron las puertas y ya no es cosa de méritos regresar al viejo esquema. Es fácil entonces pensar en que la ecuación está pronta a resolverse, duela a quien le duela. Los que en la otra bailaron, ahora se sientan, diríamos.

Recordemos que Perez Díaz sigue hablando perfecto español.

ESTRENOS- Varios se relamieron los bigotes al ver cómo en Los Mochis se jugó el inaugural con el estadio aún sin terminar del todo, era el momento de cobrar agravios luego de fiascos registrados en el verano (casos Durango y León) y con ganas han dejado salir su ánimo.

Lástima por ellos que el gusto les vaya a durar tan poco y que muy pronto el nuevo estadio “Emilio Ibarra Almada” sea obra que se deba aplaudir. Y esto último le corresponderá a los usuarios, a los aficionados asistentes al inmueble, residentes de una ciudad que desde el sábado cuenta con un nuevo polo de atracción y embellecimiento urbano.

Curioso que a los detractores de ocasión no les alcance para ver más allá del “hoy, como si no quisieran que llegue el mañana que los puede apabullar. La mezquindad no les alcanza para mucho.

Por cierto, algunos hablan de “periodistas paleros” como si hablaran de albañiles flojos. Cada quien y su estrechez mental.

PUERTO- Calificativos como “regio” o “majestuoso” caben muy bien para describir al remodelado estadio “Teodoro Mariscal” de Mazatlán, obra con la que hoy la LMP puede (y debe) presumir que siete de los ocho estadios en donde se juega pelota invernal son literalmente “nuevos”.

Esto último, ojo, se le quedó muy grabado al vicepresidente de Grandes Ligas.

Escenario el porteño moderno, cómodo y que reaviva la sensación de “fiesta” en cada jornada beisbolera en Mazatlán. Un aspecto que a los “antipaleros” molesta porque, ¿cómo?, la LMP sigue a la vanguardia en materia de avances y desarrollo de este deporte en México.

Ni modo: a tragarse el sapo y no hacer gestos.

VISIÓN- Muy pronto para sacar conclusiones sobre lo visto a cada equipo pero se puede decir que se advierten ya algunas características que podrían ser denominador común a lo largo de la primera vuelta.

Mexicali otra vez mostrándose “entero”, como el equipo más ganador de la liga en al menos los últimos siete años y que peleará los ´primeros puestos. Muy sólido su staff de pitcheo.

Hermosillo tendrá que apretar tuercas en la parte ofensiva donde hay mucho poder pero muchos ponches acumulados.

Obregón y Los Mochis podrían padecer si es que no hallan equilibrio en la parte del pitcheo y en el caso de los Cañeros, mejorar a la defensiva.

Los Mayos se vieron bien, van a batear y su pitcheo pinta para dar buenas cuentas.

Creemos que los Tomateros van a tardar en dar luces, les hacen falta sus estelares del 2017 y que no llegan debido al fiasco de los dos torneos en LMB.

Aguas con los Venados, motivados por su nuevo estadio y armados ahora con el factor velocidad. Van a dar mucha lata.

Los Charros abriendo dudas con su pitcheo abridor, serán equipo bateador pero en la defensa no los advertimos sólidos. ¿En serio Alex Liddi en la tercera base?

Pero esto apenas comienza, se oscurecen las percepciones.