RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

SERMUN201822 de Octubre de 2018– Como casi siempre, sin salirse del esquema y de la tradición, la Serie Mundial de béisbol polariza y encona los favoritismos. Se enfrentan Medias Rojas de Boston y Dodgers de Los Ángeles, dos de las franquicias de más arraigo y de mayor alcurnia en las Grandes Ligas.

 

 

Estamos pues en la antesala del evento mayor del calendario anual de este deporte, el platillo fuerte de la máxima instancia del béisbol a nivel mundial y que pone en escaparate la relevancia de este juego que sin ser el de mayor popularidad en el planeta, no solo mueve millones de dólares sino a millones de aficionados.

Podría decirse que la Serie Mundial no es apta para neófitos pero es por sí misma, una de los mayores atractivos para atraer a nuevas audiencias. Creemos que con esto ya vamos de gane luego de que a esta capilla nunca la sobran feligreses.

En lo deportivo, se habrán de enfrentar dos muy buenos equipos, uno de ellos reclamando el haber sido uno de los más ganadores de la temporada, los Medias Rojas, mientras que los Dodgers llegan a esta última instancia de ser el “caballo negro” que de manera silenciosa reunió los méritos no solo para ser los campeones de la Liga Nacional sino ahora aspirar a ser los monarcas MLB 2018.

La expectación previa tiene pues todas las justificaciones.

 

MOMIOS- Entre la lógica deportiva, la historia (reciente y pasada) y los pasiones particulares, así más o menos se desenvuelve el entorno de pronósticos. No es de hoy, es de siempre.

 

Lo de botepronto sería referir que siendo lo que fue en rol regular el desempeño de Boston, los Medias Rojas aparecen como los grandes favoritos. Batallaron los Dodgers para llegar a la postemporada, un cierre fuerte los alentó y en postemporada han caminado derecho.

Medias Rojas echó fuera a los poderosos Astros, los Dodgers a unos Cerveceros que venían sorprendiendo.

Por un lado la ofensiva nivel Liga Americana con JD Martínez, Mookie Betts, Jackie Bradley Jr. y compañía y por el otro, un line up tal vez no tan poderoso pero en el que se agazapan tipos como Manny Machado, Justin Turner, Clay Bellinger y un grupo que mojan y empapan.

Pero será el pitcheo el que mande, con rotaciones abridoras que portan cartas de altos vuelos, tanto que en el primer juego veremos el duelo Chris Sale-Clayton Kershaw que es un lujo dentro del lujo que significa la Serie Mundial.

Que si acaso la moneda se decante un poco hacia un lado eso sería a la hora de repasar los bullpens, en donde si bien los nombres de alto calibre resuenan, actuaciones recientes dejan ver que los angelinos llegan poco mejor armados.

No queda sino esperar que a partir de mañana ambos equipos dejen ver cómo y con cuánta intensidad afrontarán el gran reto y si es que efectivamente, Alex Cora habrá de “comerse” a un Dave Roberts al que suponen algunos, un tipo con suerte y nada más.

Por más que se quiera no hacerlo, la tentación manda: Dodgers en 6 y que comience el show.

 

INTENSIDAD- Va tomando calor la temporada de la LMP y en la semana pasada, hay que decirlo, se vieron series que pecaron de cerradas e intensas.

 

De las ocho en acción nos quedamos con las dos que protagonizaron Águilas y Mayos y la de Naranjeros Venados.

Empezó el período de ajuste en el pitcheo, ya se están tejiendo buenas piezas y no tardaran en verse los líos de las ofensivas para descifrar lo que de dicte desde la loma de lanzar. Temporada “atípica” por muchos factores pero apegada al guión de acuerdo a la historia.

Aún en el empate en primer lugar, vemos muy bien a Venados y poco atrás a lo que están haciendo Charros y Tomateros.

Muy compactos Mayos y Águilas, no creemos que se les pueda tomar mucha ventaja en la primera mitad.

A Yaquis, Cañeros y Naranjeros les llegó temprano la hora de apretar tuercas, llegó la hora de “el horno no está para bollos”.

Esto es serie por serie.

TROLITIS- Rescoldos de un largo verano que dejó más resacas que alivios, permanecen los fundamentalistas que reclaman “igualdad en la crítica” y para ser más puntuales, que ésta sea  proporcionalmente aplicada.

EL racional que proponen, que es casi condición inexorable, es para que al menos se testimonie que haya objetividad. Ayatolas implacables, exudan ese vigor que busca defender su presunta pasión beisbolera la cual, claramente, queda lejos de aceptar la crítica en la parcela que creen propia.

Lástima de intenciones y de objetivos que no quedan sino en la “tripa ardiendo”, en aparecer como simples troles quienes se ganan el “mute” o el “block” que pueden presumir como “trofeos” de su labor en redes sociales.

Signo de los tiempos: el enanismo mental que se agazapa en las redes y que descubre en el “jajajaja” las miserias que creen no está en ellos. Pobres.