RINCON BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

Tomateros613 de Noviembre de 2018– Mientras algunos siguen en la búsqueda de las razones del porqué de la paridad mostrada y el evidente equilibrio competitivo que salta a la vista, la Liga Mexicana del Pacífico entra a la recta final de la primera vuelta del rol regular. Y pocas dudas quedan que será un gran cierre.

Restando nueve por celebrarse ahora todas las series son determinantes, de todos los equipos en razón que al día de hoy, todos tienen oportunidad de lograr la máxima puntuación. Mejor que eso, imposible.

Hoy inician duelos que serán determinantes y que pueden voltear de cabeza el standing. En la parte de abajo, la Charros-Naranjeros que para Hermosillo puede ser de serpientes o escaleras; la Venados-Yaquis que para la tribu ganarla serie recuperar mucho; la Tomateros-Cañeros que puede hacer confirmar que el verde se ponga de moda y la Águilas-Mayos de la que se podrá hablar en Enero.

Nueve juegos, nueve, para que quiten los candados y se sepa que hay adentro de la caja.

DUPLA- Notable el repunte ofensivo de Alex Liddi ahora jugando para los Venados de Mazatlán, uniéndose a los hasta ahora más notables con el bat de la primera vuelta, Víctor Mendoza (Mayos) y Davis Harris (Águilas).

Encaramado en la cima del bateo individual con su .386, Liddi ha hecho valer el tino de los Venados al haberlo firmado este año y aún más, de correrse el riesgo de ponerlo en tercera base desafiando la “ley del ladrillo”. Fuera de eso, el italiano la está armando en grande.

Llegará el momento de que todos los clubes se tengan que deshacer de cuatro de sus extranjeros, se quedarán los que han rendido y puedan pasar Navidad por la zona. Lo cierto es que la medida de sostener a doce foráneos en previsión a lo que sucedió este año en LMB ha mostrado ser, nuevamente, un acierto de la LMP.

Y con todo que habrá reducción de extranjeros en LMB el año que viene, no se dude que varios debutantes este año en invierno sean vistos en verano. Así son los ciclos en el béisbol mexicano.

HÁBIL- Buena estrategia, hasta ahora, la que lleva a cabo el presidente de la LMB para matizar el desastre anunciado la semana pasada por la liga. Hábil el bien pagado titular de la liga veraniega en hacer ver que después de todo, la reducción de equipos es medida positiva y en agazapar entre algodones el “reverzazo” de los planes de jugar en 2019 hasta el mes de Noviembre.

La intentona de fondo es pretender hacer ver (y que se entienda) que si alguien quiere asociar lo anterior a “fracaso” o “crisis”, la bronca no es de él. Que se reduzca la papeleta se debe ver como fallas de sus antecesores y en su caso, de directivos que ya no pertenecen al circuito.

Nada que se refiera a sus actuales patrones, nada en contra de la H. asamblea que para efectos prácticos, es el “pueblo bueno y sabio” que determina lo que es bueno y necesita la LMB.

Salinas sabe que no debe patear el pesebre, que no puede ni debe reconocer fallas de quienes le pagan sus emolumentos aunque en ese proceso, no suelte ni quiera soltarse de la soberbia que ha sido hasta ahora, su leal compañera.

SOBERBIA- En lugar de acudir a la humildad, al sencillo reconocimiento de que se vive una crisis salvable, que ofrece oportunidades para construir cimientos más sólidos, Salinas recorre medios y repite en tonos complacientes. En el tono, la nada aceptable versión del “salvamos y evitamos el desastre”… sin reconocer el desastre.

Las decisiones que se tomaron le tumbaron el discurso y algo del porte exhibido. De andar cabalgando lanzando mandobles a mansalva, viendo moros con tranchete en todos lados, hoy apenas la esgrima verbal de baja calibre.

Y si algo para rescatar, más allá de la persistencia del discurso grandilocuente que los leales le aplauden y le copian, el “yo escojo a mis críticos” que trata de salvar la estirpe, de no reconocer que la crisis le abolló el discurso ”queenesco” de “we are the champions”. Se plantea mal la ecuación; los críticos han elegido a Salinas… y no precisamente por las razones que el ego del mercadólogo sostiene.

Por cierto, mucha investigación de mercados pero poca visión para detectar el “fuego amigo”. Le siguen atizando desde adentro de la liga, le llueven los misiles que se dictan a los sicarios del teclado de costumbre y parece que ni cuenta se da el titular de la liga. Cuestión de repasar las críticas a los premios “de innovación” recién entregados, captar quiénes pueden ser los quejosos y en dónde se publican las críticas para identificar la fuente de origen.

Peor en fin, ahora lo que obliga es menos incontinencia verbal y menos miopía. De san Miguel Arcangel a, mínimo, san Martín de Porres.

LLANTO-En la continuación del período de lacrímogeno luto por el desempleo causado la “pausa” de cuatro clubes en LMB, el persistente capítulo en el que el comunicador que se resiste a soltar su coto de poder expone lo sentimentaloide que disfraza su arrogante forma de buscar donde seguir haciendo roncha.

¿Alguien que le tire un lazo para rescatarlo de tan lamentable situación?

Si lo único que pide es chanza de hacerse cargo él de contratar estación de radio, llevarse un porcentaje de la comercialización, interlocución directa con el dueño del club y nivel de influencia para decidir quién se queda o se va como manager y pelotero. De los emolumentos, luego hablamos. ¿Alguien que se anime ?