DIABLOS-SULTANES, ¿LA SERIE MÁS AÑEJA DE LA LMB?

Por: Juan José Sánchez

@JJSanchezB

 

Diablos Sultanes19 de Junio de 2017- A propósito de la visita de Monterrey a la Ciudad de México se escucha mucho en los medios de comunicación que se trata de “la serie más añeja de la Liga” es decir, se trata de vender a este enfrentamiento como el de más tradición en la Liga Mexicana de Béisbol. Esto lleva a preguntarme si realmente es así o solo es una estrategia para enaltecer una serie más dentro del calendario… Y de rebote obliga a hacer una revisión histórica de la Liga, algo que no se ha hecho de manera suficiente y, sobre todo, veraz.

 

El primer juego entre un equipo de Monterrey y el México Rojo se presentó durante la temporada de 1940. Este equipo era el Carta Blanca de Monterrey, el cual era auspiciado por la cervecería Cuauhtémoc, (de ahí el nombre de la novena). Este equipo jugó por espacio de tres años en la liga y en 1942 cambió de nombre a “Industriales” y a partir de 1949 se apodó como lo conocemos hoy “Sultanes” (aunque durante un tiempo durante los años cincuenta fue conocido también como “Fantasmas Grises” aunque este no es un nombre tomado como “oficial”). De aquí surgen preguntas que una investigación más profunda permitiría resolver: por ejemplo ¿el cambio de nombre tiene relación con un cambio en la gran parte del roster? ¿qué factores se pueden considerar para hablar de dos franquicias distintas?

 

Si nos remitimos estrictamente a la antigüedad de las novenas, la más longeva de las existentes es el Águila de Veracruz que, según se cuenta, nació por allá de 1903 bajo el auspicio de la compañía petrolera del mismo nombre… por cierto, una petrolera que desde 1938 ya no opera en este país y que dejó el mando del equipo en manos de otros dueños durante la década de los cuarenta y que , de hecho, llegó a desaparecer por algunos espacios. Por tanto ¿Podemos considerar al Águila como el equipo más longevo del circuito de verano? Pareciera que no, ya que ese equipo del Águila dejó de existir hace mucho tiempo.

 

La segunda novena más vieja que está actualmente en la Liga es, precisamente, el Carta Blanca de Monterrey (luego Industriales y luego Sultanes); la tercera en longevidad es la escuadra de los Diablos Rojos del México que surgieron por iniciativa de Ernesto Carmona y Salvador Lutteroth en 1940, mismo año que llega al circuito el equipo Azules que era de Veracruz pero que jugó en la Ciudad de México durante toda su historia.

 

Esto permitiría suponer que el mote de “la serie más longeva” le correspondería al Águila de Veracruz en contra de los Sultanes de Monterrey; sin embargo, la desaparición del Águila durante ciertos periodos de tiempo (el más reciente al iniciar la década de los noventa) permiten suponer que lo único que sobrevive es el MOTE de Águila más no la franquicia. Esto nos lleva al problema central: ¿qué considera la Liga Mexicana de Béisbol como una “franquicia”?

 

El historiador oficial del Salón de la Fama del Béisbol Mexicano, Horacio Ibarra, consideró en la publicación oficial del 90 aniversario de la liga (página 72-75) que al cambiar el nombre de un equipo se trata de “equipos distintos”. Esto supone entonces que el Carta Blanca de Monterrey no es lo mismo que los Sultanes de Monterrey. El problema con este criterio es que hay una clara continuidad en los rosters de los equipos. En el ejemplo citado, los Industriales de 1949 (último año con ese nombre) tienen más del 70% del roster de los Sultanes de 1950 así que sería un tanto absurdo considerar que solo el cambio de mote hace del equipo otra franquicia.

 

Si tomamos el criterio de Ibarra, la serie más antigua del circuito sería entre el Águila de Veracruz (que data de 1925, año en el que participó en un juego de la temporada de la Liga Mexicana de Béisbol, aunque desde 1903 tenía participación constante en Ligas de la zona, como la de Tamaulipas; es hasta 1937 que tiene una aparición constante) y los Diablos Rojos del México (que han estado ininterrumpidamente en la Liga desde 1940). Sin embargo, este criterio no me satisface ya que esta “serie más antigua” ha cambiado a lo largo de los años; por ejemplo, en 2006 ese mote le hubiera pertenecido al enfrentamiento entre el Águila (1925) y los ¡¡TUNEROS DE SAN LUIS!! (1926). Por no ofrecer garantías de “longevidad” en una serie me permito desechar esta teoría.

 

La siguiente posibilidad es la defendida por el amo, señor y “creador” de la historia del béisbol mexicano, Pedro Treto Cisneros, quién no quiso entrar en polémica y unificó a los equipos por “la sede donde más se les identifica” utilizando como ejemplo (y de forma errónea) el caso de Veracruz. Dice Don Treto en la página 31 de su H.H.H. Enciclopedia del Béisbol Mexicano en su segunda edición (Nota a pie: es el único libro en la historia de la humanidad que si consultas una edición más nueva tiene menos información que las anteriores) que el Águila jugó como tal hasta 1939 y que cambió a Azules de Veracruz en 1940 para jugar en la Ciudad de México. Esto es erróneo porque el Azules es otra franquicia creada por Jorge Pasquel para competir con el Águila, pero como Treto identifica la sede y no la franquicia pues da lo mismo.

 

La salida fácil de Treto fue la caja de Pandora para la historia del béisbol mexicano y es la cuna de múltiples confusiones que hoy se presentan en el béisbol ya que equipos distintos en la misma sede son tomados como uno solo para la historia oficial del béisbol… A excepción de aquellos que compartieron sede al mismo tiempo como el caso de los Tigres y los Diablos a partir de 1955 y hasta 2001. Aquí la primera inconsistencia de la teoría “trética” ya que no se mide con la misma vara a todas las franquicias, para él la historia de Tigres es independiente a la de Diablos, pero la historia de los Ángeles Negros de Puebla es la misma que la de Pericos. El problema más grave emanado de la ocurrencia de Treto es la contabilización de los títulos de la Liga Mexicana que, son tomados no por franquicia sino por ciudad, siendo el caso más alarmante el del actual campeón los Pericos de Puebla.

 

La Liga Mexicana de Beisbol le contabiliza a los Pericos de Puebla cuatro títulos (1963, 1979, 1986 y 2016) siendo que estrictamente han sido tres franquicias diferentes: Los Pericos originales surgieron en 1942 y permanecieron en la Liga hasta 1969 cuando desaparecen, es decir, esta franquicia tiene 1 título. La segunda franquicia de Pericos se da por medio de una expansión de la liga en 1972 y cambió de nombre a Ángeles de Puebla en 1976 y luego a Ángeles Negros de Puebla en 1986 para desaparecer en 1988 y convertirse en Charros de Jalisco. Esta franquicia ganó por tanto 1 título en 1986. La actual franquicia de Puebla llegó a la liga en el año 2000 vía la compra de los Rieleros de Aguascalientes y tiene un campeonato el del 2016.

 

Sin embargo, la liga cuenta todos juntos y eso no es lo más paradójico del asunto… contabilizan por igual los títulos de tres franquicias pero no colocan en esa contabilización los títulos que ganaron los otrora Tigres de la Angelópolis en la ciudad poblana. Un verdadero desastre.

 

Así que si quiere usted, amigo lector, tratar de dilucidar algún dato histórico de la Liga se encontrará con este y otros muchos problemas…

 

¡ES IMPRESCINDIBLE QUE SE ESCRIBA UNA HISTORIA BIEN DOCUMENTADA DEL BÉISBOL MEXICANO QUE EVITE ESTOS PROBLEMAS TAN SERIOS; UNA LIGA SIN HISTORIA CLARA ES UNA LIGA SIN RAÍCES!...

 

Periodistas interesados en la historia del juego en México son muchos; periodistas interesados en escribir la historia del juego en México son pocos; directivos interesados en que alguien escriba la historia de juego en México son los menos; y PATROCINADORES que pongan dinero a tan importante proyecto NO EXISTEN…