DIÁLOGO LMB-LMP: CADA QUIEN CON SU TEMA

LMB LMP27 de Septiembre de 2017 (ERB-JCC)- Hace 37 años, recién estallada la huelga de peloteros de 1980 y tras la irrupción de la Asociación Nacional de Beisbolistas, la Liga Mexicana de Beisbol solicitó a la Liga Mexicana del Pacífico una reunión con carácter de urgente. El tema fue que Alejo Peralta, el entonces “cacique-mecenas” en turno del verano, le pidió le quiso ordenar) a la pelota de invierno que “congelara” a lo0s peloteros rebeldes.

 

Ese es el recuerdo que salta a la mente ahora que la LMP notifica que hay reunión en puerta entre ambos circuitos, convocada para que la LMP les informe sobre qué rieles va su anunciada idea de tener dos torneos en 2018 con lo cual estarán cubriendo parte del calendario que desde hace casi 75 años ocupa la liga invernal para su torneo beisbolero.

 

Vistas las cosas y analizando la dinámica con la que se venido moviendo la LMB, es muy predecible que sea una reunión de donde no emerja nada y solamente se reiteren posiciones. El verano dirá que “va derecho y no se quita” mientras que el invierno sostendrá el “de acuerdo, seguimos adelante”.

 

Quienes suponen desde ahora que habrá monedas de cambio podrían estar equivocados. Es un despropósito imaginar que la LMP estaría ofreciendo organizar una Serie del Caribe en alguna plaza del verano a cambio de desactivar lo que de bien a bien, no es un asunto que amenace la existencia del invierno beisbolero.

 

Aquí se recuerda que es a la Confederación del Caribe quien aprueba o desaprueba las ciudades sedes del evento caribeño y más aún, recordar que hoy en día la LMB no es precisamente bien vista por las ligas de Venezuela, Dominicana y Puerto Rico.

 

No decimos que no sería objetivo de la LMB que alguna vez se le diera a una de sus plazas la Serie del Caribe pero hurgando más a fondo se debe pensar que el interés del “renovado” circuito de verano estaría más es hacerse de una plaza como Guadalajara. Ese sí resulta un botín codiciado.

 

Un directivo de nuevo cuño en LMB nos decía que su liga “necesitaba “plazas fuertes, estables, con directivos comprometidos con el béisbol”. Ese pensamiento priva entre varios de quienes integran a esa nueva “ola” de directivos del verano, cansados algunos de ver casos como Tabasco, Veracruz, Campeche, Durango y hasta Saltillo, franquicia que hoy vive entre la zozobra que produce la eventual “destete” del gobierno del estado.

 

Por no se dejaron de lanzar anzuelos al estilo de que se podría crear una “liga nacional” para lo cual incluso sugerían reunir a las mejores plazas del invierno con las del verano, idea que hizo sonreír a más de uno. ¿Juntar a las dos ligas bajo qué modelo de negocio? ¿Recordemos que al día de hoy, si algo se advierte es que LMP vive una bonanza desde hace años que la hace un circuito sólido, unido y en la cual todos sus directivos han sabido ser socios para armar una empresa exitosa.

 

En contraparte, en la LMB… bueno, el mini-cisma 2016-2017 refleja a un circuito en donde apenas empezarán a tratar de verse como socios si es que un tema como el de los jugadores de doble nacionalidad lo permite.

 

En ese tenor, y si por un lado no hay posibilidad de “trueque” ni en plazas ni en ofrecer Serie del Caribe (algo que en la LMP ni se piensa siquiera), es dable pensar que la reunión presuntamente a realizarse este mes no dará más resultado que el “cada quien con su tema”.

 

No es lejano pensar que en dicho encuentro haya los reclamos y reproches de siempre, sostenidos la mayoría en embustes enmohecidos que se hicieron paradigmas. Ahí, de manera preponderante, el embuste del “cero desarrollo” que achaca la LMB a la LMP, mito-mentira que el hoy retirado Roberto Mansur tatuó a sus cófrades veraniegos durante años.

 

Capaz y se aproveche para ahí, en el “face to face”, ambas ligas se digan, como si fueran ases bajo la manga, lo que se trajeron como resultado de las respectivas pláticas que tuvieron en sus pasadas reuniones con el comisionado Rob Manfred. Entre iguales se vale el “bluff”.

 

No pensamos que la LMP llegue en posición reactiva a este encuentro, lo suyo sería escuchar la confirmación del proyecto de dos torneos y que varios jugadores serán pagados todo el año por los clubes que lo puedan hacer. La LMB no podrá obligar a todos sus clubes a hacerlo ya que saber más que bien que no todos pueden hacerlo.

 

Tal vez en esta reunión queda más claro que la idea central del verano es reduccionista, esto es, hacerse una liga con menos clubes con plazas más fuertes. Como que a la nueva corriente de directivos de LMB les quedó claro que con los años, la liga se les hizo grande y el espectáculo se les redujo.

 

Y será que ahora, no como en 1980, no se hable del pelotero, que nadie menciones que en el medio de todo este asunto, está dejando de ver que al principal actor del juego lo están dejando por fuera. Y así como en 1980, pareciera que a nadie le importa la opinión del pelotero.

 

Pero en todo caso, así sean sus negocios y cada quien puede hacer lo que sea con ellos, que prive el sentido común, que alguien sea capaz de tender puentes de entendimiento para que juntos lleguen a un buen acuerdo en favor delbeisbol mexicano (y de quien lo sostiene: el aficionado).