LA CONCORDIA EN EL BEISBOL MEXICANO

LMB LMP3

RINCÓN BEISBOLERO

Por: José Carlos Campos

 

1 de Junio de 2020- Tal vez hace dos años, imaginan escenas de unidad en el beisbol mexicano hubiera sido impensable luego del marcado clima de encono provocado desde la dirigencia de la LMB. Hoy, en medio de la grave crisis sanitaria que se padece a nivel mundial, en el beisbol mexicano deja ver una concordia por tantos años tan deseada como sugerida.

 

Tras el proyecto que presentó la LMB para eventualmente tener su campaña 2020, con todo lo que entraña la propuesta por cuanto a “invadir” los tiempos de la pelota invernal, la LMP dio a conocer que sin problema alguno, se ajusta a dicha decisiones. Así de cordial.

 

La decisión tomada por la LMP se recibió en forma muy positiva, reconocido como un gesto que hace ver que hoy, como pocas veces en la historia, hay comunicación, coordinación y buen ánimo entre ambos circuitos. La LMB propuso su plan sin acentuar afanes de “avasallamiento” o de presumir condiciones de “prioridad” que apenas en el “salinato” estallaban casi a diario.

 

Para la LMP todo bastó en resolver que si no hay campaña de LMB, inician en Octubre; que si la LMB lleva a cabo su campaña, inician en Noviembre. Sin dramas ni mensajes cifrados, todo en el marco de civilidad y de altura de miras de todos tan deseado.

 

DIFERENCIAS- Se puede advertir en este marco de condiciones actuales, la diferencia que existe en los respectivos planes de negocio de ambas ligas y de sus actuales condiciones financieras. La LMP expo e, sin decirlo, que podrá llevar a cabo gran parte de su temporada 2020 sin gente en las tribunas, condición que se soporta en fondeo económico que le da sustento.

 

Por su parte, como ya lo dijo su presidente, la LMB no tomaría el riesgo de desarrollar su campaña de jugarla a puertas cerradas ya que la taquilla representa, básicamente, el eje central de los ingresos de los clubes.

 

Pero más allá de estas diferencia, lo central es que pareciera que aún y la no estrecha cercanía, ambos circuitos profesionales están actuando de manera coordinada, sin atropellarse y haciendo beneficiarios de este esfuerzo a quienes son la materia prima del espectáculo: los peloteros.

 

Son los jugadores los que resultarían beneficiados de estas decisiones, alejando las posibilidades de pasarse un año de cero ingresos y ejerciendo su trabajo en beneficio de los miles de seguidores del beisbol en todo el país.

 

Bajo esa premisa, decisiones eventuales de ambas ligas que se reconocen cabalmente.

 

DILEMA- Por supuesto que al calor de estas pretensiones surgen dudas legítimas, como lo sería el caso del único club que participa tanto en verano como en invierno. Nos referimos a los Sultanes de Monterrey.

 

La duda cabe perfectamente. El club regiomontano es reconocido como protagonista recurrente de la LMB y nunca suena descabellado  suponerlo llegar a las instancias finales, situación que lo coloca en la línea del tiempo “emproblemada”, es decir, en los primeros días de Noviembre en que la LMB estaría en su serie por el campeonato y la LMP en sus inicios de campaña.

 

¿Cómo atendería, por ejemplo, la situación de entrenamientos invernales estando su roster de verano en actividad? ¿Cómo atender a los aficionados en materia de venta de abonos y boletaje en general?

 

Esto podría verse como una especie del “menor de los problemas” aunque entrañe ciertos líos de logística. En todo caso, “pecatta minuta”, que algo tendrá previsto la directiva regia para solventar este caso de emergencia forzada. No se duda que haya la capacidad para atender la supuesta contingencia, obligada por las circunstancias.

 

Esas mismas que hacen ver que las pretensiones de la LMB y la LMP están quedan sujetas a lo que la pandemia diga.. para cuando lleguen las fechas.

Share